¿A los colombianos nos interesa la economía?

Cuando se habla con la gente  queda la sensación de que a los colombianos no nos interesa saber de economía, de las decisiones económicas que se toman ni del  impacto de estas, tendencia que podría de alguna forma explicar el hecho de que la sociedad no exija explicaciones a los funcionarios que meten la pata constantemente en el manejo de la economía.

No se trata de ser economistas ni de comprender la economía en su forma pura, ni de aprender a interpretar complejas fórmulas  matemáticas y gráficos indescriptibles; no, se trata de entender lo básico, y para ello no se requiere más que el sentido común y con seguridad la gran mayoría de personas tiene acceso a los elementos mínimos que se requieren para comprender de forma general la economía.

Hay indiferencia hacia lo que tiene que ver con la economía. No se cuestionan las decisiones que toman los funcionarios públicos y parece que no se tiene conciencia de los grandes efectos que estas decisiones tiene en la vida diaria de cada ciudadano, efecto que por lo general es negativo.

Cuando el desempleo crece, obedece a una decisión económica equivocada. Igual sucede cuando los salarios no suben, o en el peor de los casos, cuando  bajan. Es una decisión económica la que ha llevado que los productos que produce una pequeña empresa no sean competitivos y deban salir del mercado. Es una decisión económica la que hace que las materias primas suban o bajen de precio. Es una decisión económica la que hace que el precio de los combustibles sea elevado. Lo mismo que los precios de los peajes e incluso el monto de los impuestos, y hasta los engorrosos procedimientos para pagarlos. Detrás de todo hay decisiones y motivos económicos. Todo es economía.

Por eso preocupa que la sociedad sea ajena a  la economía, toda vez que esa indiferencia o desconocimiento es valorado por los funcionarios públicos que se sienten libres de todo cuestionamiento, lo que probablemente les impulsa a ser  menos responsables en las decisiones que toman, en la medida en que saben que nadie la pedirá cuentas de sus actos. ¡Pero que van a cuestionarnos si nada saben de economía!, dicen para sí mismo los políticos.

Si la opinión pública no se interesa por temas económicos, los políticos actuarán completamente desconectados del país como en efecto parecen hacerlo. Entender de economía no debe ser un privilegio de unos pocos sin una virtud de muchos. Luego les quedará más difícil hacernos creer que están haciendo lo correcto cuando no lo es. Mientras sigamos ajenos a la economía cualquier discurso politiquero nos deja satisfechos aunque no se nos solucione nada. No  debemos hacerles la vida tan fácil a los políticos. Que no nos crean tan ingenuos que no lo somos, o no debemos serlo, tal vez.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.