Acción rescisoria por lesión enorme

Cuando una persona es afectada en un contrato de compraventa por lesión enorme ya sea el vendedor o el comprador tiene la facultad de ejercer la acción rescisoria por lesión enorme, que no es más que la acción que permite que judicialmente se dé por terminado el contrato en el cual se dio la lesión enorme.

Cuando es declarada la rescisión del contrato hay dos opciones ya sea consentir en la rescisión  o completar el justo precio con deducción de una decima parte, cuando se pronuncia la rescisión contra el comprador. Cuando la rescisión es pronunciada contra el vendedor este también podrá a su escogencia aceptar la rescisión del contrato o restituir el exceso del precio recibido aumentado en una decima parte, según lo preceptuado en el artículo 1948 del código civil.

Al respecto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil y Agraria, sentencia de junio 13 de 2002,  expediente 6303 se refirió de la siguiente manera:

“en virtud del principio de conservación de los negocios jurídicos, el contrato de compraventa con arreglo al cual se defrauda por encima o por debajo de la mitad del justo precio, admite su subsistencia, en consideración a que, según los términos del artículo 1948 del código civil, el contratante contra quien se pronuncia la rescisión, puede, a su arbitrio, consentir en ella, o, tratándose del comprador, completar el justo precio con deducción de una decima parte, y del vendedor, restituir el exceso del precio recibido sobre el justo precio aumentado en una decima parte” 

Entonces con el  artículo 1498 del código civil se busca conservar  el contrato de compraventa en virtud del principio de conservación de los actos jurídicos, como bien lo dice la Corte Suprema de Justicia en la sentencia mencionada.

La acción de rescisión por lesión enorme no procede contra compraventa de bienes muebles, ni aquellas que se hacen por venta judicial; si la  cosa perece en manos del comprador tampoco habrá lugar o será improcedente la acción rescisoria por parte del comprador como por parte del vendedor. Tampoco procederá la acción rescisoria cuando el comprador a enajenado la cosa, a menos que la haya vendido por mayor precio del que la compro, en este caso podrá el primer vendedor reclamar el exceso, pero solo hasta el monto del justo precio de la cosa, con deducción de una decima parte.

Por último la acción rescisoria por lesión enorme prescribe en cuatro  años contados a partir de la celebración del contrato en el cual se dio la lesión enorme.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


Una opinión
  1. maria luisa salamanca dice:

    muy buenos días:

    Quiero felicitar a los artífices de estas paginas que lo único que hacen es impartir conocimiento que de una u otra forma se constituye en beneficio tanto para abogados, como para personas común y corriente que no han tenido acceso a una universidad. Son paginas que construyen, orientan, retroalimentan conocimiento.

    Mil bendiciones.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.