Acta de vecindad ¿Para qué hacerla?

Hemos visto como en un país de leyes, como el nuestro, lo que no está reglado no es obligatorio, y en tal virtud, si no es obligatorio, para que lo hacemos. Este es el criterio que aun inspira la actividad ahorrativa en  todos los sectores sin considerar actividad, nivel o estrato: destinar recursos en prevención o en buenas relaciones con el vecino, no es una inversión, es un gasto.

Contrario a lo anterior, la Corte Suprema de Justicia en jurisprudencia citada por la Corte Constitucional en la Sentencia T-655/2011, ha considerado:

 “…La jurisprudencia de la Corte, desde vieja data, ha señalado que la construcción de edificios es una actividad peligrosa, y que siendo posible que con ella se causen daños en los predios vecinos, no ha titubeado en atribuirle responsabilidad al propietario de la obra, bajo el entendimiento de que éste bien puede ser la persona que en su predio toma la iniciativa de la construcción, como que lo hace en procura de satisfacer intereses legítimos, no obstante el peligro que esa actividad entraña para otros.

Así, ha expuesto que intratándose de una obra que se construye, las posibilidades de causar daño a terceros son análogas o semejantes a las que ofrecen los casos contemplados en los ordinales 2° y 3° del artículo 2356 del C.C.; por lo cual la obligación de indemnizar que en éstos se produce, debe también proceder en el de los daños causados por concepto de la obra en construcción.

En ese entendido, concurren entonces al menos dos precisas razones de conveniencia, equilibrio, prevención legal que al menos en el mejor sentido de convicción interior, podrían sino persuadirnos, al menos llamarnos la atención:

Practicas de responsabilidad social y simple cortesía: Abre un espacio de interacción directa reciproca de los vecinos con el personal encargado de la obra conocimiento personal, exposición de razones, practicas de tolerancia  y mitigación de efectos.

Prevención e inmediatez de prueba: Al tiempo que sabremos el estado cierto de nuestra casa, sabremos de afectarse por el desarrollo de la obra, como, cuando y ante quien reclamar. De no obtener satisfacción, implementada una judicialización, los medios de prueba están mutuamente reconocidos.

En una ultima instancia, de no celebrarse el Acta de Vecindad, las consecuencias tanto para vecinos como constructores serían de un alcance y trascendencia tal, que incluso por vía de Tutela podrían forzarse condicionamientos que otrora correspondían a intrincados procesos judiciales como lo referíamos previamente.

Al efecto y en complementación de este artículo, consúltese la Sentencia de Tutela 655 de 2011 contra particular por construcción de edificio que ocasiono daños en inmuebles vecinos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.