Actividades de inversión en el flujo de efectivo

Las actividades de inversión tienen que ver con desembolsos para adquirir activos que serían capaces de generar ingresos y flujos de efectivo en el futuro; solo los desembolsos que den lugar al reconocimiento de un activo (intangibles, PPYE, propiedades de inversión, entre otros) cumplen las condiciones para su clasificación como actividades de inversión.

Los flujos por actividades de inversión comprenden lo siguiente:

  • Pagos por adquisición de propiedad, planta y equipo, intangibles, y otros activos a largo plazo; en este rubros se incluyen costos de desarrollo capitalizados[1], la propiedad, planta y equipo construida por parte de la entidad;
  • Recaudos por las ventas de propiedad, planta y equipo, intangibles, y otros activos a largo plazo;
  • Pagos por la adquisición de instrumentos de pasivo[2] o de patrimonio[3] emitidos por otras entidades;
  • Recaudos por la venta de instrumentos de pasivo o de patrimonio emitidos por otras entidades;
  • Pagos por anticipos para adquirir activos de largo plazo, y préstamos a terceros (siempre que no sea su actividad principal);
  • Recaudos derivados del reembolso de anticipos y préstamos a terceros; y
  • Pagos y recaudos derivados de contratos a término[4], de futuro, de opciones y de permuta financiera, a menos que se mantengan para fines de intermediación, acuerdos comerciales habituales o cuando correspondan con actividades de financiación.

Sin embargo cuando un contrato se trata contablemente como una cobertura[5] de una posición comercial o financiera determinada, en este caso los flujos de efectivo del mismo se clasifican de la misma forma que como se clasifican la posición que se está cubriendo.

Actividades de financiación

Las actividades de financiación producen cambios en el tamaño y composición del capital de entidad y de los préstamos tomados por la entidad, dentro de las actividades de financiación tenemos las siguientes:

  • Cobros procedentes de la emisión de acciones u otros instrumentos de patrimonio;
  • Pagos a los propietarios por adquirir o rescatar las acciones de la entidad;
  • Cobros procedentes de la emisión de obligaciones sin garantía, préstamos, bonos, cédulas hipotecarias, y demás fondos tomados en préstamo a corto o largo plazo;
  • Reembolso de los fondos tomados en préstamo; y
  • Pagos realizados por el arrendatario para reducir la deuda pendiente en un contrato de arrendamiento financiero.

Teniendo en cuenta lo anterior los problemas surgen cuando se deben clasificar partidas como:

  • Intereses cobrados e intereses pagados;
  • Dividendos cobrados y dividendos pagados; y
  • Pagos y recaudos por impuesto a las ganancias;

La adecuada clasificación de un flujo de efectivo es necesaria para el usuario de información financiera, por ejemplo en el caso de entidades cuyo objeto de negocio sea el de comprar-arrendar-vender, la clasificación en actividades de operación presenta mayor fiabilidad que clasificadas como actividades de inversión.


[1] De acuerdo con lo requerido por NIC 38.

[2] Por ejemplo bonos, títulos de deuda, no clasificados como equivalentes al efectivo.

[3] Participaciones en entidades tales como acciones, cuotas partes, aportes, entre otros.

[4] Contrato a término o a plazo o forward, es un contrato no normalizado entre dos partes para comprar o vender un activo en una fecha futura determinada y a un precio acordado en el presente.

[5] Los temas de cobertura se trataran en las NIIF de instrumentos financieros, las cuales se verán más adelante.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.