Inicio » . » (10 / 09 / 2013 )

Administración financiera

1. PRESUPUESTO DE CAPITAL Y LA OPERATIVIDAD DE LA EMPRESA

El capital de trabajo de una empresa es lo que le permite desarrollar su objeto social, y de la administración que se haga de este, depende que al empresa crezca a mayor o menor velocidad, o en el peor de los casos a que su patrimonio se vea disminuido o se lleva a la quiebra definitiva de la empresa. De modo tal que es el capital de trabajo la base sobre la que se soporta la operatividad de una empresa, razón por la cual se expondrá en este ensayo la importancia de su administración, de la definitivo y decisivo que puede ser en un negocio administrar y presupuestar correctamente el capital.

Para que una empresa pueda operar requiere de unos elementos como son los activos fijos productivos, que son los que permiten producir un bien o prestar un servicio; ahora bien, cuando se requiere expandir la producción o se requiere de una reposición de estos activos productivos para que la producción de la empresa se mantenga, se requiere de uno o varios proyectos de inversión. Es aquí donde entra en juego la le manejo que se le debe dar al capital de trabajo disponible, ya que este es por lo general y sobre todo en las empresas pequeñas como casi todas las de nuestro medio, es escaso y no se puede correr el riesgo de hacer una incorrecta inversión y administración de el. Ante tal desafío se requiere de una herramienta que es el presupuesto de capital, el cual consiste en hacer una proyección tanto de lo que se requiere producir, lo que cuesta producir y lo que se ganará al investir lo necesario para producir lo requerido.

Para realizar un presupuesto de capital de inversión, como ya se dijo anteriormente, se requiere estudiar y analizar tres factores que son determinantes en el éxito de un proyecto: Que y cuanto se requiere producir, cuanto se debe invertir para lograrlo y cuanto será la rentabilidad de esa inversión.

En cuanto al primer punto, se requiere determinar con exactitud que no exige el mercado y en que cantidades, para no correr el riesgo de salir del por obsolescencia, de con poder satisfacer el mercado y de paso cederle espacio a la competencia o de perder una gran cantidad de recursos al tener que quedarnos con una cantidad de inventarios que no tuvieron clientes. Lo anterior implica una gran responsabilidad en el momento de decidir que y cuanto producir, no se puede correr el riesgo de de equivocarse y perder los recursos que se inviertan, y para esto hay que hacer un estudio muy profundo y concienzudo y en ocasiones se requiere hacer estudios de estas características en un corto tiempo o correr el riesgo de perder una oportunidad única y definitiva del mercado, es decir, hay que determinar con exactitud tanto lo que se requiere y cuanto se requiere producir, hasta el momento en que se debe producir y hasta que tiempo hacerlo.

Después de haber determinado que se requiere y cuanto se requiere producir, viene el momento de presupuestar cuanto y como se debe invertir para lograr esa producción; esta resulta ser una etapa tanto o mas importante que la anterior; es aquí donde se debe determinar como producir y que tecnología utilizar, pues a menudo esto determina la viabilidad o no de un proyecto, pues no basta con producir si el costo de producción no es razonablemente apropiado. Aquí entra en juego el presupuesto de capital una vez más, ya que hay que hacer una proyección de los costos, gastos e ingresos del proyecto para determinar si ese proyecto es o no recomendable. Generalmente existe más de una forma de producir un bien o prestar un servicio, cada una de esas formas debe ser evaluada para determinar cual es la más conveniente.

Ahora, el determinar que proyecto es más favorable implica tener en cuentas una serie de variables y circunstancias propias de cada empresa como por ejemplo el tipo de producto o servicio, las expectativas de los socios, la liquidez de la empresa y la existencia de proyectos de inversión para otro tipo de bienes o servicios. A continuación se hará un planteamiento de cada uno de puntos anteriores: El tipo de producto es importante al momento de invertir por ejemplo en la maquinaria necesaria para producirlo, ya que si se trata de un producto del cual se espera un corto tiempo de comercialización, se deberá tener en cuenta el tipo de maquinaria a comprar, es decir una maquinaría con una vida útil de 10 años no se justifica para un producto que solo se va a comercializar 4 o 5 años, hacer este tipo de inversión inmovilizaría unos recursos que podrían ser mejor utilizados en otro proyecto y la posible opción de venderlo a los 5 años no cubriría ese costo de oportunidad asumido al tomar la decisión de hacer este tipo de inversión que no corresponde al perfil del producto. Las expectativas de los socios o las políticas de la empresa inciden al momento de decidirse por uno u otro proyecto; una empresa que por sus mismas características espera recuperar su capital en corto tiempo, exige que los proyectos tengas ese mismo periodo de recuperabilidad, y en estos casos muchos proyectos pueden llegar a desecharse, no porque sean inviables sino porque no permiten una rápida recuperación del capital invertido, caso que también sucede cuando la empresa no tiene suficiente liquidez, ya que tal circunstancia no le permite inmovilizar recursos por un mayor tiempo, generalmente estos dos puntos son los que mas afectan a las pequeñas empresas que por su poco capital no pueden darse el lujo de esperar tanto tiempo para recuperar lo invertido, porque tanto los socios como la empresa misma necesita de un flujo constante de recursos para mantener su operatividad y atender sus necesidades de capital de trabajo inmediatas. La existencia de otros proyectos mas atractivos ya sea por su menor costo o un periodo de recuperación mas corto, influyen en que se tomo o no un proyecto. Este ultimo punto es de gran importancia para la empresa, ya que al existir un mayor número de alternativas de inversión disminuyen el riesgo de inversión de capital, la existencia de mas de una idea permite presupuestar y hacer una mejor asignación de recursos, siempre es saludable tener la forma de elegir entre varias opciones, de esta forma no se ve presionado a iniciar un determinado proyecto, solo si el proyecto resulta ser lo suficientemente atractivo entonces se invertirá en el.

La tercera etapa es determinar si lo que se invierte renta lo suficiente como para adoptar dicho producto. Al hacer un presupuesto de costos, gastos e ingresos nos permite identificar la utilidad que dará ese proyecto y para saber si esa utilidad corresponde o no a las expectativas de rendimiento se hace uso de herramientas como son el VPN en sus diferentes modalidades y la TIR. Aquí no se va hacer un análisis de fondo sobre el VPN y la TIR, solo se intentara ilustra el sobre la importancia que tiene la aplicación de los mismos a la hora de determinar la conveniencia o no de un proyecto de inversión. En este orden de ideas, se puede decir que tanto el VPN y la TIR son herramientas importantes que se deben tener en cuenta para valuar un proyecto, dependiendo del tipo de proyecto se puede utilizar uno u otra, en algunos es indiferente el cual utilizar, otros es conveniente utilizar los dos, en fin serán las características de cada proyecto el que las que sugieran cual utilizar, aquí lo importante es saber que se debe hacer una correcta evaluación del proyecto para asegurar que la inversión cumplirá con su finalidad que es lograr una mayor operatividad de la empresa, una empresa debe constantemente realizar nuevos proyectos si quiere al menos conservar su participación en el mercado.

Por último, recordemos que una empresa se debe administrar teniendo en cuenta su continuidad en el tiempo, lo que significa que debemos hacer un seguimiento del comportamiento que la empresa ha tenido, el comportamiento de sus inversiones y proyectos, esto para poder evaluar el desarrollo y los resultados de cada uno de los proyectos emprendidos, lo cual nos llevara también a evaluar la efectividad y confiabilidad de lo criterios, herramientas y métodos de evaluación de los proyectos, en busca de un continuo mejoramiento que en un futuro llega a minimizar en gran medida los riesgos de inversión. Por eso la importancia de auditar todo los procesos, y resultados de cada uno de los proyectos, ya que de estas experiencias depende el no repetir errores y el poder mejorar el desempeño de futuros proyectos asegurando la continuidad y el crecimiento de la empresa.

2. PROYECCIÓN FINANCIARA Y SU RIESGOS

Los flujos de caja relacionados con proyectos de presupuesto de capital son flujos de caja futuros, es por ello que la comprensión del riesgo es de gran importancia para tomar decisiones adecuadas acerca del presupuesto de capital.

La mayoría de estudios del presupuesto de capital se centran en los problemas de cálculo, análisis e interpretación del riesgo. Una de las tareas más importantes al preparar un presupuesto de capital consiste en estimar los flujos de efectivo futuros para un proyecto. Los pronósticos referentes a ellos se basan en estimaciones de los ingresos incrementales y de los costos asociados al proyecto.

Los resultados finales que se obtengan dependerán de la exactitud de las estimaciones. Puesto que el efectivo, no la utilidad, es vital para todas las decisiones de la empresa, cualquier beneficio que se espera de un proyecto se expresa en términos de flujos de efectivo más que en utilidades. La empresa invierte en efectivo con la esperanza de recibir después rendimientos más grandes en efectivo en el futuro. Solo los ingresos en efectivo pueden ser reinvertidos en la empresa o pagados a los accionistas en forma de dividendos.

En cada propuesta de inversión es necesario brindar información sobre los flujos de efectivo que se esperan a futuro después de impuestos. Además, dicha información tiene que ser presentada en forma incremental, con el fin de analizar la diferencia entre los flujos de efectivo de la empresa con el proyecto y sin él. Por ejemplo, si una empresa esta estudiando lanzar un nuevo producto que competirá con otros ya existentes, no es adecuado expresar sus flujos de efectivo en función de sus ventas estimadas. Es necesario tomar en cuenta la posible “afectación” de los productos existente; por ello, la estimación de los flujos de efectivo se debe hacer con base a las ventas incrementales. La clave radica en analizar la situación con la nueva inversión y sin ella. Lo más importante son los flujos de efectivo incrementales.

Se deben omitir los costos “hundidos”, el interés se centra en los costos incrementales y los beneficios; la recuperación de los costos pasados carece de importancia para el proyecto. También es importante notar que ciertos costos no necesariamente significan un desembolso de dinero; habrá que incluir el costo de oportunidad en la valuación del proyecto.

3. COSTO DE CAPITAL

El costo de capital es la tasa de descuento (k) ajustada al riesgo que se empleará al calcular el valor presente neto de un proyecto. Hay tres puntos muy importantes que se deben tomar en cuenta cuando se determina el costo de capital de un proyecto:

El riesgo de un proyecto en particular puede ser diferente al de los activos actuales de la compañía.

El costo de capital deberá reflejar sólo el riesgo del proyecto relacionado con el mercado.

El riesgo importante al calcular el costo de capital del proyecto es el de los flujos de efectivo y no el de los instrumentos financieros (acciones y bonos) que emite la compañía para financiar el proyecto.

La aplicación más importante del costo de capital es el presupuesto de capital, además de que sirve para determinar la decisión o de comprar o arrendar, par el reembolso de bonos y en las decisiones de uso de deudas o capital contable.

Es posible financiar totalmente una empresa con fondos de capital contable, los cuales deben ser iguales al rendimiento requerido sobre el capital contable de la compañía, además deben de considerar su costo de capital de las diversas fuentes de fondos a largo plazo (acciones preferentes o deuda a largo plazo) y no solo el capital contable de la empresa.

El promedio ponderado del costo de capital se calcula como un valor compuesto, integrado por los diversos tipos de fondos que usará, independientemente del financiamiento específico para un proyecto.

Los componentes de capital es el tipo de capital que utilizan las empresas para obtener fondos (deudas, acciones preferentes y de capital contable común), cualquier incremento en los activos se refleja en cualquiera de estos componentes de capital.

Los componentes del capital son a) el capital contable externo obtenido mediante la emisión de acciones comunes en oposición a las utilidades retenidas, b) capital contable interno obtenido de las utilidades retenidas, c) las acciones preferentes y d) costo de la deuda antes y después de impuestos.

El costo de la deuda después de impuestos es la tasa de interés sobre la deuda nueva y se utiliza para calcular el promedio ponderado del costo de capital.

Costos componentes de la deuda después de impuestos = tasa de interés – ahorros en impuestos (el interés es deducible), se utiliza por que el valor de las acciones depende de los flujos de efectivo después de impuestos.

El costo componente de las acciones preferentes también se utiliza para calcular el promedio ponderado del costo de capital, es la tasa de rendimiento que los inversionistas requiereny es igual a dividir el dividendo preferente entre el precio neto de la emisión o el precio que la empresa recibirá después de deducir los costos de flotación.

El costo de las utilidades retenidas es la tasa de rendimiento requerida por los accionistas sobre las acciones comunes de una empresa y se les asigna un costo de capital por los costos de oportunidad, la ser retenidas la empresa debe ganar por lo menos el rendimiento que los accionistas ganarían con inversiones alternativas.

CONCLUSIONES

El futuro es incierto, todo lo que pasa a nuestro alrededor puede cambiar de un momento a otro, es por ello que al tomar una decisión de inversión se debe tener muy en cuenta el factor riesgo.

El riesgo de una inversión viene medido por la variabilidad de los posibles retornos en torno al valor medio o esperado de los mismos, es decir, el riesgo viene dado por la desviación de la función de probabilidad de los posibles retornos.

Toda inversión tiene dos componentes de riesgo, uno que depende de la propia inversión que esta relacionado con la empresa y el tipo de sector en el cual se invierta, este es llamado Riesgo diversificable y otro que es establecido por el mercado en general y afecta a todas las inversiones del mercado y es conocido como Riesgo no diversificable.

En la toma de decisiones referentes a las inversiones, se logra minimizar el riesgo si se realiza una eficiente diversificación del riesgo y una correcta medición del no diversificable. La medida del Riesgo no diversificable viene dado por Beta (B), que vincula los retornos del mercado con los de una inversión en particular. Una inversión con Beta mayor que 1, significa que por un aumento de un 1% en los retornos del mercado, el activo aumenta en mayor proporción los retornos y si el Beta es menor que 1, sucede lo contrario.

La contribución que una nueva inversión puede hacer a un portafolio eficientemente diversificado, depende del Beta que tenga, puesto que el riesgo es mayor cuanto mayor es el Beta de los activos que lo componen, En cuanto a la Tasa de retorno requerida es la tasa mínima de rendimiento que se debe exigir a una inversión para que esta sea aceptada. En la determinación de esta tasa se deben tener en cuenta todos los factores internos y externos que influyen en la decisión de inversión.

El supuesto de la teoría financiera en el cual se expresa que “los inversores son aversos al riesgo” toma gran relevancia en el sentido que, a medida que hay más riesgo involucrado en la decisión de invertir en un proyecto, se requerirá un mayor rendimiento de los recursos invertidos.

Así, el retorno esperado para un proyecto de inversión específico depende del riesgo del proyecto evaluado, teniendo en cuenta la tasa libre de riesgo y la probabilidad por invertir en ese proyecto.

Los aspectos tratados anteriormente son una herramienta eficaz en la consecución de una correcta administración financiera en el ámbito de la toma de decisiones rente a las inversiones empresariales, pero todo esto debe fundamentarse y complementarse con los estudios técnicos, matemáticos y controles de seguimiento implementados por el responsable del área financiera de la empresa.

Autor: Andrea

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


3 Opiniones
  1. bernal garzon jose dice:

    necesito esta clase d e artículos mas seguido son de muchísima utilidad. pero si se pudiera leer completo seria mayor el alcance. como se puede leer todo????

  2. bernal garzon jose dice:

    necesito esta clase d e artículos mas seguido son muchísima utilidad

  3. natalia granja dice:

    gracias me sirvio de mucho

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.