Agotamiento de la vía gubernativa en procesos tributarios

En los procesos tributarios el agotamiento de la vía gubernativa que da paso a la posibilidad de solicitar ante el respectivo tribunal administrativo la acción de nulidad y de restablecimiento del derecho, se rige por lo contenido en el código contencioso administrativo.

El agotamiento de la vía gubernativa sucede generalmente cuando no se puede interponer ningún recurso contra un determinado acto administrativo por cuanto este ha quedado en firme.

Respecto a la conclusión de los actos administrativos y  la firmeza de estos  dice el artículo 87 de la ley  1437 de 2011 o  Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo:

Firmeza de los actos administrativos. Los actos administrativos quedarán en firme:

1. Cuando contra ellos no proceda ningún recurso, desde el día siguiente al de su notificación, comunicación o publicación según el caso.

2. Desde el día siguiente a la publicación, comunicación o notificación de la decisión sobre los recursos interpuestos.

3. Desde el día siguiente al del vencimiento del término para interponer los recursos, si estos no fueron interpuestos, o se hubiere renunciado expresamente a ellos.

4. Desde el día siguiente al de la notificación de la aceptación del desistimiento de los recursos.

5. Desde el día siguiente al de la protocolización a que alude el artículo 85 para el silencio administrativo positivo.

Al  aspecto, resulta importante transcribir un aparte de la sentencia 14215 de abril 12 de 2007, de la sección cuarta del Consejo de estado:

«…Según los artículos 62 y 63 ibídem, el agotamiento de la vía gubernativa acontece cuando contra los actos administrativos no proceda ningún recurso o cuando los recursos interpuestos se hayan decidido, o cuando el acto administrativo quede en firme por no haber sido interpuestos los recursos de reposición o queja, pues éstos no son obligatorios (art. 51 ib). De manera excepcional, el mismo artículo 135 permite demandar directamente, cuando las autoridades “no hubieren dado oportunidad de interponer los recursos procedentes”.

(…)

De acuerdo con lo anterior, fluye sin duda alguna, que el contribuyente no interpuso el recurso de reconsideración contra las liquidaciones de revisión ni atendió en debida forma los requerimientos especiales. En consecuencia, no podía prescindir del aludido recurso para acudir directamente a la Jurisdicción, pues ello implica la ausencia de uno de los presupuestos esenciales para poder demandar en la acción que en el presente asunto se ha intentado, como es el no agotamiento de la vía gubernativa…»

De esta sentencia se desprende que es necesario dar debida respuesta al requerimiento especial y presentar los respectivos recursos de reconsideración de forma adecuada.

No obstante, es importante aclarar que el artículo 720 en su parágrafo único, contempla la posibilidad de acudir directamente al tribunal obviando el recurso de reconsideración, opción conocida como el Principio de Per Saltum.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.