AIRBNB, ¿el UBER de la “piratería” de los servicios turísticos y hoteleros?

Con ocasión de nuestro editorial, hemos recibido una serie de inquietudes sobre una novedosa aplicación que desde el 2008  denominada “ airbnb” bajo el lema “…Únete a nosotros y cambia la industria del turismo …” ofrece a cambio de una tarifa monetaria, la promoción mundial de toda suerte de inmuebles vacacionales por temporadas cortas y largas, “poniendo en contacto a oferentes e interesados”, genera una serie de expectativas de mejor servicio, confort y privacidad a escalas de precios muy por debajo de los de operadores turísticos reconocidos, aplicación que igual que Uber, solamente hace el contacto, pero a pesar de sus múltiples advertencias y recomendaciones, no participa de ninguna otra obligación.

Toda vez que las inquietudes oscilan entre el arrendatario que quiere ofrecer una habitación del inmueble que ocupa, la promoción de quien tiene su casita de veraneo en clima cálido, y hasta el empresario que decidió convertir su finca en parque temático, desde la óptica que lo ofrecido y buscado, siguiendo el  Decreto 2590 de 2009 que reglamentó las Leyes 300 de 1996 y 1101 de 2006, y Ley 1558 de 2012, determinaremos que las actividades unas y otras en la forma descrita, corresponden con la promoción de servicios turísticos, regulados bajo la modalidad de “prestación de servicios de vivienda turística”, regidos no bajo contrato de arrendamiento, sino mediante “Contrato de Hospedaje”, y bajo este entendido, PREVIO al ofrecimiento y prestación del servicio, quien pretenda prestarlos, debe inscribirse en el Registro Nacional de Turismo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con lo que valga concluir, que como está sucediendo en otros países, México especialmente, dicha aplicación está siendo considerada una amenaza cierta para la actividad hotelera y turística, así como para la seguridad de los potenciales usuarios, ya que estos, no cuentan con ningún respaldo real que les garantice sus mínimos derechos como  consumidores.

En este orden de ideas, de eventualmente cumplirse con el requisito de previa inscripción, el arrendatario del inmueble del que pretende promocionar una habitación a través de dicha aplicación, frente a la Ley 820 de 2003, estaría, sino exactamente subarrendando, si, dando una destinación diferente al inmueble arrendado, circunstancia suficiente para estructurar justificadamente la causal de terminación del contrato con la activación en su contra de las indemnizaciones legales y contractuales del caso.

Ahora, como propietario de una casita de veraneo en cualquier condominio en Flandes o un súper apartamento en Cartagena, la destinación de los inmuebles sometidos a propiedad horizontal, previamente deben estar autorizados en los respectivos reglamentos de propiedad horizontal para los mismos efectos.

Por último, a título de empresario, debe estar inscrito comercialmente para el desarrollo de la actividad y obtener los permisos y licencias correspondientes al Municipio donde ha de prestar el servicio

Ahora, si ya se sirvió de la aplicación airbnb y su experiencia con el oferente no fue satisfactoria, solo le quedará a manera de consuelo, denunciar a este,- no, a la aplicación-, como prestador ilegal de servicios turísticos ante el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Ya frente al calificativo de “piratería”, cada quien sacará sus propias conclusiones, en tanto exista un pronunciamiento del gremio afectado y  las autoridades regulatorias.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.