¿Si se aumenta el salario del trabajador con efectos retroactivos y con ello se supera el límite legal, habría lugar a la devolución del auxilio de transporte?

¿Y si por la misma causa el trabajador pierde el derecho a las  dotaciones de calzado y ropa de labor, deberá devolver las recibidas durante el tiempo que cubre el retroactivo?

Como es bien sabido, todo trabajador –público o privado- cuyo salario sea igual o inferior al equivalente a dos veces el salario mínimo legal mensual vigente, tiene derecho a recibir mensualmente por concepto de auxilio de transporte el valor que para tales efectos haya fijado la ley o convenido las partes, siempre y cuando exista para el trabajador la necesidad de utilizar el servicio de transporte para desplazarse desde su residencia al sitio de trabajo y viceversa.

Lo anterior ya está perfectamente definido y por lo mismo ha pasado a ser un tema pacífico. Y eso es así porque las inquietudes que había sobre si el auxilio se podía fraccionar cuando el trabajador laboraba sólo medio tiempo, o cuando la distancia a recorrer era inferior o superior a los 1000 metros, etc., fueron resueltas por la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y de los Tribunales Superiores.

No obstante lo anterior, de pronto aparecen algunas situaciones que nos demuestran que la casuística es inagotable. El caso que traemos hoy a la columna es prueba de ello.

Un ciudadano pone sobre la mesa las dos preguntas que sirven de título a este comentario.

La respuesta la dio el Departamento Administrativo de la Función Pública y lo hizo en la forma que resumimos a continuación:

Ya sabemos que por mandato del legislador (ley 4ª de 1992)  en consonancia con los lineamientos trazados por la Corte Constitucional en varias sentencias, el Gobierno Nacional, deberá aumentar cada año la remuneración de los empleados públicos con efectos fiscales a partir del primero de enero. Dichos aumentos deben corresponder, por lo menos, al monto de la inflación del año anterior, con el fin de conservar el poder real de los salarios de los trabajadores.

El auxilio de transporte, es un derecho consagrado para aquellos trabajadores particulares y servidores públicos (tanto de entidades del orden nacional como territorial) que devenguen mensualmente hasta dos salarios mínimos legales mensuales vigentes, en los lugares donde se preste el servicio público de transporte.

Los valores correspondientes al auxilio de transporte son fijados año tras año por el Gobierno Nacional. El último Decreto expedido es el número 2553 del 30 de diciembre de 2015, el cual establece:

“ARTÍCULO 1. Auxilio de transporte. Fijar a partir del primero (1°) de enero de dos mil dieciséis (2016), el auxilio de transporte a que tienen derecho los servidores públicos y los trabajadores particulares que devenguen hasta dos (2) veces el Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, en la suma de SETENTA Y SIETE MIL SETECIENTOS pesos mensuales ($77.700.oo), que se pagará por los empleadores en todos los lugares del país, donde se preste el servicio público de transporte.”

Por "Salario mínimo legal vigente" debe entenderse el que fije la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales y en caso de no haber consenso, el que fije el Gobierno Nacional, sin que se tenga en cuenta ningún otro factor.

Mediante el Decreto 2552 del 30 de diciembre de 2015 se estableció que a partir del 1° de enero de 2016, el valor del Salario Mínimo Legal Mensual para los trabajadores de los sectores urbano y rural, sería la suma de $689.455.oo M/cte.

Frente a las dotaciones, es importante señalar que la Ley 70 de 1988, por la cual se dispone el suministro de calzado y vestido de labor para los empleados del sector público, consagra que “Los empleados del sector oficial que trabajan al servicio de los Ministerios, Departamentos Administrativos, Superintendencias, Establecimientos Públicos, Unidades Administrativas Especiales, Empresas Industriales y Comerciales de tipo oficial y Sociedades de Economía Mixta, tendrán derecho a que la entidad con que laboran les suministre cada cuatro meses, en forma gratuita un par de zapatos y un vestido de labor, siempre que su remuneración mensual sea inferior a dos 2 veces el salario mínimo vigente. Esta prestación se reconocerá al empleado oficial que haya cumplido más de tres (3) meses al servicio de la entidad empleadora.”

A su vez, el Decreto 1978 de 1989, por la cual se reglamenta parcialmente la Ley 70 de 1988, establece:

ARTÍCULO 1º. Los trabajadores permanentes vinculados mediante relación legal y reglamentaria o por contrato de trabajo, al servicio de los Ministerios, Departamentos Administrativos, Superintendencias, Establecimientos Públicos, Unidades Administrativas Especiales, Empresas Industriales o Comerciales de tipo oficial y Sociedades de Economía Mixta, tanto en el orden nacional como en las entidades territoriales, tendrán derecho a que la respectiva entidad les suministre en forma gratuita, cada cuatro (4) meses, un par de zapatos y un vestido de trabajo.

Agrega la norma citada que el suministro en comento deberá hacerse los días 30 de abril, 30 de agosto y 30 de diciembre de cada año. La entrega de esta dotación para el trabajo, no constituye salario ni se computará como factor del mismo en ningún caso. Y que para tener derecho a la dotación el trabajador debe haber laborado para la respectiva entidad por los menos tres meses en forma ininterrumpida, antes de la fecha de cada suministro y devengar una remuneración mensual inferior a dos veces el salario mínimo legal vigente.

Es importante subrayar, que la norma en cita precisa que la remuneración que se toma en cuenta para determinar si el trabajador tiene derecho o no a las dotaciones es la de la asignación básica mensual.

Como puede observarse, los requisitos para tener derecho a la dotación son: que el servidor reciba una remuneración mensual inferior a dos salarios mínimos legales vigentes, y que haya cumplido más de tres meses al servicio de la entidad.

Así pues, si el empleado viene devengando una asignación básica mensual inferior a los 2 salarios mínimos legales vigentes, la entidad tiene la obligación de entregarle la dotación de calzado y vestido de labor correspondiente.

Precisa el Departamento de la Función Pública que “… una vez efectuado el aumento salarial correspondiente, es necesario tener en cuenta que el mismo tiene una vigencia fiscal desde el 1º de enero de 2016, lo que implica que el aumento salarial se ha producido desde dicha fecha para todos los efectos a saber: cotizaciones a sistema de seguridad social en salud y pensiones, liquidación de prestaciones sociales, como las cesantías y elementos salariales y todo lo que se base en el salario del empleado.

“Por lo tanto se debe tener en cuenta el carácter retroactivo de la nueva asignación salarial, y si con el pago de la misma se excede el tope contemplado en la norma, se considera que resulta viable jurídicamente solicitar la devolución de los pagos hechos en razón al Auxilio de Transporte, a aquellos funcionarios que han superado los dos (2) salarios mínimos mensuales vigentes con el último incremento salarial.

“Así mismo se considera que si la dotación fue efectivamente utilizada en el ejercicio de sus funciones por el empleado, no sería práctica su devolución”

Concepto 96121 de 2016 Departamento Administrativo de la Función Pública  - Publicado en  Ámbito Jurídico

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Alejandra dice:

    necesito saber cuanto puede demorar una liquidacion en entregar despues de terminado el contrato?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.