Al terminar el contrato de trabajo cesa prohibición de compensar deudas del trabajador sin su autorización

Está visto que en la mayoría de los casos el único ingreso económico que percibe el trabajador está representado por el salario y las prestaciones sociales que le derivan su condición de trabajador dependiente, y que con ese ingreso el trabajador debe atender su subsistencia y, en algunos casos incluso la de su grupo familiar.

Esa circunstancia, sumada al hecho de que por lo general los trabajadores devengan salarios iguales o cercanos al mínimo legal, dio lugar a que el legislador le impusiera a los empleadores una serie de restricciones en el manejo del salario y las prestaciones sociales del trabajador, al punto de hacerlos prácticamente intocables.   Y dejó plasmadas esas prohibiciones en varios artículos del Código Sustantivo del Trabajo, entre ellos el Artículo 59,  diciendo que se prohíbe a los empleadores deducir, retener o compensar suma alguna del monto de los salarios y prestaciones en dinero que corresponda a los trabajadores, sin autorización previa escrita de éstos para cada caso, o sin mandamiento judicial, con excepción de los aportes a la seguridad social; cuotas sindicales y de cooperativas y cajas de ahorro, autorizadas en forma legal; multas y sanciones disciplinarias impuestas de conformidad con lo establecido en el reglamento interno de trabajo, cuotas por concepto de préstamos de vivienda, retención en la fuente, embargos judiciales, etc.

Con esas restricciones pretendió el legislador evitar que el empleador “le metiera la mano” al salario del trabajador, valiéndose de argucias o pretextos pueriles o  poco decorosos.

Así las cosas, el empleador sólo podrá afectar la remuneración del trabajador con descuentos, retenciones o compensaciones, autorizados por la ley o por el propio trabajador. Y en este último caso la autorización del trabajador debe ser otorgada previamente,  en forma escrita, y para cada caso en particular, o sea que no valen las autorizaciones generales.

Sin embargo, la jurisprudencia de la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia  ha precisado que dicha protección especial de la ley sólo opera durante la vigencia del contrato de trabajo, y que una vez terminado éste, desaparece. Esto significa que al finalizar el vínculo jurídico el empleador se libera de esas ataduras y queda habilitado para descontar del monto de los salarios y las prestaciones sociales,  las obligaciones que tenga el trabajador con la empresa, así no medie autorización escrita y puntual del ex laborante en tal sentido.  Enfatizó la Corte que la facultad de compensación sólo puede entenderse referida a obligaciones realmente existentes, válidamente originadas y exigibles, pues de no ser así el empleador incurriría en retención indebida de salarios  y prestaciones sociales conducta severamente penalizada por el Art. 65 del estatuto sustantivo laboral.

Dijo la Corte:

“Las restricciones al derecho de compensación del empleador mediante la prohibición de descuentos sin autorización tiene carácter protector plenamente justificado durante la vigencia del contrato de trabajo, es decir, cuando está en pleno vigor la dependencia y subordinación del trabajador en relación con el empleador.

Pero para el momento de terminación del contrato la subordinación desaparece, como también fenece el carácter de garantía que los salarios y prestaciones sociales ofrecían para los créditos dados por el empleador al trabajador y otorgados para el cabal desarrollo del objeto del contrato de trabajo por suministro de equipos, materiales o de las sumas entregadas para su adquisición, o para el bienestar del trabajador bajo la forma de anticipos de salario, o de préstamos para solucionar necesidades de seguridad social, ora por vivienda, salud, o calamidad doméstica.

La consecuencia razonable de que los créditos laborales consolidados o de los que se tuviere la expectativa de que se van a generar por la subsistencia del vínculo laboral futuros, se hubieren ofrecido como garantía de pago de dinero es que valgan como tales y por tanto obren sin restricciones en el momento límite de su eficacia, esto es para cuando se ha de liquidar el contrato de trabajo y se clausura la posibilidad de la causación de más salarios o prestaciones sociales.

Las razones anteriores persuaden a la Sala a seguir la línea doctrinaria fijada cuando dijo:

“Las normas prohibitivas de la compensación rigen durante la vigencia del contrato laboral; concluido este, aquella queda bajo el imperio de las del C.C. Terminado el contrato desaparecen los peligros que el legislador quiso conjurar; patrono y asalariado vuelven al plano de la autonomía de la voluntad o de la libertad contractual.” (Sent. 1 de marzo 1.967).

La compensación sólo procede con obligaciones plenamente exigibles, esto es, si el trabajador debió satisfacerlas durante la vigencia del contrato, o las contrajo bajo la condición de que se hacían exigibles en el momento de la terminación del contrato de trabajo.

En el orden sistemático que adopta el Código para la protección de la integridad de pago de la remuneración laboral primero actúa la prohibición de descuentos del salario o de las prestaciones sociales sin autorización expresa, mientras el contrato está vigente; y para cuando éste termina, aquella es relevada por la garantía prevista en el artículo 65 del C.S,T., por la cual los valores insolutos debidos a la mala fe patronal generan para el trabajador la sanción conocida como de brazos caídos. (…)”

Para los interesados en leer la sentencia, aquí está la identificación: Sala de Casación Laboral, Sentencia del 10 de septiembre de 2003, M. P.  Dr. EDUARDO LÓPEZ VILLEGAS, Referencia: Expediente No.21057. - Acta No. 61.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

4 Opiniones
  1. ramón ochoa dice:

    tengo un asociado , con una orden judicial para el descuento de la quinta parte de su compensación por concepto de una deuda con un particular, el asociado se retiro de la cooperativa, los descuentos que debo hacerle van hasta la ultima compensación,puedo descontar de las prestaciones, a quien debo dar aviso al juez que autorizo los descuentos

  2. Lila dice:

    Buenas tardesm quiero consultar, que tengo carta de terminacion de contrato hasta 31 de agosto, hay pago de indemnizacion y prestaciones de forma normal incluyeron mi salario dentro de la liquidacion; ahora bien como tengo obligaciones de creditos de vivienda y libre inversion donde se estipula que pueden efectuar los descuentos de prstaciones, mi consulta es lo pueden dejar a uno sin sueldo para si quiera vivir o sin la indemizacion ??, como operan esos descuentos toda vez que son creditos pactados a cuotas que no se han cumplido y que estan al dia, gracias

  3. christian dice:

    sucede que yo trabaje durante 8 años con una empresa como cajera nunca me pagaron prestaciones....luego fui nombrada como administradora, siendo administradora por cámaras nos dimos cuenta q varias cajeras robaban, entonce las echaron pero ella dijeron q yo las enseñe a robar sin pruebas sin nada q confirme q yo robe siendo cajera, por lo q ellas dijeron me echaron y me hicieron firmar con encerrona y todo un documento donde yo renunciaba a mi liquidacion por todo el dinero q supuestamente me robe durante todo el tiempo q trabaje. ad emas me quedaron debiendo unas quincenas. mis preguntas es puedo demadar sabiendo q firme eso? no hay ninguna prueba q me comprometa con el robo .. solo lo que dijeron ellas

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.