Algunos aspectos que hay que tener en cuenta en el emprendimiento

Hay algunos aspectos que hay que tener en cuenta si decidimos ser emprendedores, o por lo menos intentamos serlos.

Estos aspectos pueden ser negativos o positivos, dependiendo del ángulo que se les mire, se les evalúe.

Un lector nuestro que se identifica como “Don-Metido”, activo participante, ha expuesto algunos aspectos que consideramos muy valiosos, y que rescatamos aquí para que puedan llegar a más personas:

“Lamento hacer el papel de “aguafiestas” o como dicen por ahí, “al caído, caerle!”, pero los más grandes errores de los “emprendedores” (emprendedores entendidos como aquellas personas que tienen la panela, el talante, que se arriesgan, que les toca o no les queda otra -porque ya no les dan empleo-) giran en torno a los temas laboral, contable y de impuestos.

Un negocio que no deje una rentabilidad razonable para sus dueños, después de cubrir sus costos fijos y variables (compras, servicios, empleados, contador, asesores, impuestos, etc.), NO SIRVE!

Un negocio que no sea capaz de mantenerse dentro del marco legal, NO SIRVE!

Un negocio que no provea un flujo de efectivo suficiente para sus operaciones, NO SIRVE!

Muy lamentablemente muchas incubadoras y muchas entidades formadoras de “empresarios” relegan a últimos lugares la importancia de contar con los servicios de un profesional contable y de enfatizar que el negocio debe suministrar los fondos para cubrir los correspondientes honorarios de ese profesional. Así las cosas, muchas personas se han lanzado a “hacer empresa” (lo cual es muy meritorio por cierto) con su liquidación final de prestaciones o su indemnización por despido o su prima o arreglo por retiro, o los ahorros de la familia o el valor de arreglo económico logrado después de una dolorosa separación, etc., etc. y terminan perdiendo todo el capital que pusieron al servicio de la idea.

La razón es que estas personas pretenden hacer empresa con el corazón y no con la razón. No se asesoran, no preguntan, no planean, no proyectan y claro, no salen adelante, lo cual debería dolernos mucho a los demás compatriotas.

No es suficiente con acudir a un centro de formación y hacer un curso de microempresario (donde, irónicamente, los instructores no han sido, ni son, ni serán empresarios y, más aun, donde buena parte de ellos el único trabajo que encontraron fue enseñar -como hacer empresa-). Hay que tener suficientemente claro todo un panorama futuro (tarea nada fácil) y no dejarse guiar por caprichos personales, de amigos o familiares o por simples corazonadas. Creo yo, que la suerte tampoco cuenta. Cuenta el conocimiento que se tenga del nuevo negocio, la planificación, el orden con que se inicie y unas cuantas y muy buenas asesorías (jurídica, contable y de mercadeo).

Uno no puede empezar un negocio con la caridad de los demás o con el hambre de quienes nos colaboran o sin pagar los impuestos a que haya lugar. Todo lo anterior es tanto o más importante que pagar el arriendo, la energía, el agua y el teléfono que usa nuestro negocio.

-Si no pagamos el arriendo del local, nos echan del sitio

-Si no pagamos la energía, nos cortan la luz

-Si no pagamos el agua, nos suspenden el servicio

-Si no pagamos el teléfono, simplemente no nos podremos comunicar con nuestros clientes y proveedores.

Exactamente pasa lo mismo con los pagos a proveedores, empleados, asesores e impuestos.

Los nexos de familia no son una disculpa para usar de la fuerza de trabajo de alguien, sin la remuneración justa.

Con base en todo lo anterior, “Liz” tu deber es pagarle a tu hermana, con base en el salario mínimo legal mensual (proporcional), lo que le pagarías a cualquier empleado sin lazos de sangre y que a su retiro estuviera dispuesto a demandarte ante las autoridades por reclamar lo que le corresponde (prestaciones, seguridad social, pensiones, etc.), obligaciones que también incluyen a los microempresarios”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.