Algunos autorretenedores del CREE consideran positivo extender dicha calidad a los otros impuestos de renta, IVA e ICA

A partir del 1 de septiembre de 2013 todos los contribuyentes del CREE adquirieron la calidad de autorretenedores del nuevo impuesto, dentro de los cuales se encuentra un amplio grupo de sociedades y personas jurídicas que por primera vez debían cambiar de retener (compras) a autorretenerse (ventas), ahora siendo dueños del proceso no tienen que lidiar con la llegada de la factura para los cierres mensuales, ni con las anulaciones o devoluciones en compra, así como tampoco consultar las calidades tributarias de sus proveedores y acreedores.

Desde el punto de vista operativo algunos autorretenedores del CREE consideran positivo extender la calidad de autorretenedor para los impuestos de renta, IVA e ICA, pero esa consideración tiene desventajas tanto para la administración de impuestos como para los contribuyentes, entonces ¿por qué la generalizaron para el nuevo impuesto?

La respuesta es sencilla porque las tres tarifas de autorretención del CREE son bajas en comparación con las aplicables en los otros impuestos, no es lo mismo retener el 3,5% (compras), 4% (servicios) ó 11% (honorarios) que autorretenerse el 0,3% (agropecuario, manufactura, industria y comercio), 0,6% (de la construcción, telecomunicaciones y financiero) y 1,5% (minero-energético) sobre el monto de los ingresos; ahora bien, si sumado a lo anterior tenemos en cuenta que la mayoría de las pequeñas empresas se dedican al sector agropecuario y comercial donde tendrán que autorretenerse el 0,3% de sus ingresos que comparándolos con los otros sectores éstos son bajos y por consiguiente el valor de las autorretenciones también, de tal manera que muy seguramente los medianos y pequeños autorretenedores cumplan con esta obligación.

De esa manera podemos encontrar la desventaja que tendría la DIAN al generalizarse la calidad de autorretenedor en los otros impuestos porque no es lo mismo fiscalizar a un sola entidad grande que ejercer control sobre cientos o miles de entidades medianas o pequeñas, el actual sistema de autorizar como autorretenedores únicamente a las grandes empresas facilita y asegura el recaudo.

La desventaja de los contribuyentes se evidenciaría cuando realicen ventas a crédito a 30, 60, 90 ó más días debiendo practicarse la autorretención en el mismo mes de la operación, declararla y pagarla en el mes siguiente, como se puede advertir en éste escenario tendría que ampliar su capital de trabajo para cumplir con la obligación tributaria de actuar como agente autorretenedor; algo parecido a lo que pasa con el IVA generado cuando es facturado a crédito y llega el vencimiento del plazo para declarar y pagar sin que el responsable jurídico haya recaudo los recursos de sus clientes.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.