Ampliación, exclusiones y acta de cierre del acta de vecindad

Las más de las veces, cuando el inicio de obra comprende la intervención transitoria de parques o extensas zonas de espacio público [técnicamente “Modificación espacial”] es recomendable que los vecinos colindantes con estas, así eventualmente no alcancen a ser influenciados directamente por el impacto de la obra, convengan con el constructor a través de un Acta de Vecindad Ampliada, en el conocimiento previo de los movimientos de tierra o mobiliario urbano a efectuarse, transporte de remociones, ubicación y manejo de maquinaria media o pesada, de tal forma que no obstante ser espacio público, de no anteceder dicha Acta, los vecinos podrían irrogar con éxito, permanentemente la intervención sancionatoria de la Autoridad Policiva.

Ahora bien, desde la otra orilla, la experiencia profesional nos muestra en el día a día que por las razones valederas o prejuiciosas que sean, es marcada la  reticencia preventiva de los vecinos, más que en convivir, en permitir el desarrollo de proyectos de construcción en sus colindantes y es así como desde que corre el rumor de estos, comienzan a preparar todo un arsenal de estrategias legales, policivas, jurídicas, políticas, mediáticas y de facto que comienzan a implementar  quizá maquiavélicamente desde el mismo día de conocido el run run.

Este animo preventivo falsamente conservacional  los lleva a no aceptar la invitación del constructor en la elaboración del  Acta de Vecindad, o en el mejor de los casos, amparados en la ausencia de regulación legal que la determine, condicionan su participación a la firma de compromisos inaccesibles plagados de toda suerte de exigencias frente a aspectos como movilidad, medio ambiente, salud pública, otras áreas de espacio público, desarrollo comunitario, entre otras, que si bien es cierto, son concomitantes a la obra, no es menos cierto que estos, al si estar regulados legalmente, se torna inocuo comprometerlos en documentos privados de alcance singular.

A manera de ejemplo, si el nivel de actividad inicia a las 06:00 horas o se prolonga más allá de las 18:00, se amontonan materiales o escombros en la vía, el nivel de ruido de los martillos, las mezcladoras o cualquier otra actividad operacional excede los niveles máximos, solo la autoridad de policía es la llamada a advertir, contener y sancionar tales conductas, pero pretender involucrarlas como parte de las negociaciones, mecanismos de solución de conflictos y  de reparación o adecuación propios de un Acta de Vecindad, va más allá de la vocación de esta y solo muestra un animo pendenciero de quien así lo condiciona.

Al finalizar la obra, y previo a la entrega definitiva, en la misma forma de la realización del Acta de Vecindad, se formalizará un Acta de Cierre, solo en los predios donde se hubiese presentado alguna queja sobre afectación con las actividades de la obra en construcción; en esta Acta de Cierre, se consignaran con idénticos registros y memorias, la verificación final frente al Acta de Vecindad del estado como queda el inmueble del  quejoso una vez terminada la obra.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.