Análisis de los impuestos verdes III: Tasa de aprovechamiento forestal

En esta tercera entrega analizaremos la tasa de aprovechamiento forestal.

Las tasas de aprovechamiento forestal (TAF) tienen como objetivo principal desestimular comportamientos no deseados en cuanto al uso sostenible de los recursos del bosque natural. Se definen como un pago que hace un concesionario o permisionario por el derecho a extraer los recursos maderables y no maderables de bosques naturales ubicados en terrenos de dominio público.

El fundamento legal se encuentra  en el Decreto Ley 2811 de 1974 (Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente), el Decreto 1791 de 1996 y las reglamentaciones específicas generadas por algunas Corporaciones Autónomas Regionales. Igualmente y de conformidad con el Decreto 2633 de 1977, se delega en la Junta Directiva del INDERENA la responsabilidad de fijar los montos de las tasas que deben cobrarse por concepto de los aprovechamientos forestales.

El hecho generador está conformado por el derecho a extraer los recursos maderables y no maderables de bosques naturales ubicados en terrenos de dominio público, se configura en el pago que debe hacer un concesionario o permisionario. Y la base gravable se cobra por metro cúbico de madera en bruto extraída de especies maderables muy especiales, especies maderables especiales o especies maderables ordinarias.

Del estudio se desprende (IIAP – MADS 2012) que el  41% de las corporaciones no cobra la tasa de aprovechamiento, mientras que el 43% de las 14 corporaciones que si cobran la tasa, aplican la misma tarifa a todas las maderas aprovechadas sin discriminar entre clases de madera.

Las significativas diferencias de tarifas/m3 entre corporaciones y más aún con aquellas que no cobran la tasa, además de privar de ingresos para la gestión forestal, tiene el efecto perverso de que madera aprovechada en jurisdicción de una corporación sea movilizada con salvoconductos de aquellas con tarifas más bajas, y que se genere mayor presión sobre los bosques productores de corporaciones con tasas equivocadamente bajas. 

Dentro de las recomendaciones se destacan las siguientes:

  • Es necesario proponer una reforma a la normatividad que regula la tasa de aprovechamiento forestal y los mecanismos de control existentes, para que sean menos estrictos y más cercanos a la realidad del propietario del recurso.
  • Dada la dinámica de otorgamiento de permisos de aprovechamiento forestal en Colombia, se hace absolutamente necesario y urgente la implementación de un modelo de tasa compensatoria forestal que propenda por la renovabilidad del bosque y haga sostenible la actividad, garantizando la incorporación de elementos asociados a los costos ambientales que den cuenta de la pérdida de los servicios ambientales que el bosque presta.
  • Ante los esquemas bajo los cuales se manejan los recaudos de la actual tasa, será necesario que el MADS oriente y acompañe el proceso de cambios administrativos indispensables, para el manejo eficiente de los recaudos y su uso específico en la protección y renovación del bosque natural productor que sea aprovechado.

Nota: en la próxima entre analizaremos las transferencias del sector eléctrico.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.