Análisis del proyecto de Reforma Tributaria VIII: comentarios finales respecto del impuesto a la riqueza

En esta oportunidad abordaremos algunos aspectos finales en relación con el impuesto a la riqueza. Como primera medida, la determinación de la base ya no tendrá unos límites, sino que se determinará de forma comparativa. Lo que se busca, es básicamente es suspender la base gravable en el año 2015, y hacer los ajustes respectivos con base en la inflación

Atrás quedaron, la formulas matemáticas, y se optó por una redacción más simple de la determinación de la base gravable.

“Parágrafo 4. En caso de que la base gravable del impuesto a la riqueza determinada en cualquiera de los años 2016, 2017 y 2018, sea superior a aquella determinada en el año 2015, la base gravable para cualquiera de dichos años será la menor entre la base gravable determinada en el año 2015 incrementada en el veinticinco por ciento (25%) de la inflación certificada por el Departamento Nacional de Estadística para el año inmediatamente anterior al declarado y la base gravable determinada en el año en que se declara. Si la base gravable del impuesto a la riqueza determinada en cualquiera de los años 2016, 2017 y 2018, es inferior a aquella determinada en el año 2015, la base gravable para cada uno de los años será la mayor entre la base gravable determinada en el año 2015 disminuida en el veinticinco por ciento (25%) de la inflación certificada por el Departamento Nacional de Estadística para el año inmediatamente anterior al declarado y la base gravable determinada en el año en que se declara.”

En caso de que el patrimonio de los años 2016 y siguientes, aumente, la base gravable será LA MENOR entre estas y la base gravable del 2015 ajustada con la cuarta parte de la inflación, y en caso de que los años subsiguientes la base gravable disminuya, la base gravable será la mayor entre estas y la base gravable del 2015 descontada en una cuarta parte de la inflación.

Así mismo, el hecho de generalizar la base gravable, hace que otros sujetos pasivos distintos a las personas naturales y las personas jurídicas no queden en el limbo al no considerarse su base gravable.

Ahora bien, para las sociedades extrajeras con establecimiento permanente y las personas naturales sin residencia, la situación  es un poco más compleja, pues deberán elaborar un estudio para poder determinar el patrimonio atribuible como base gravable, y dicho estudio debe considerar funciones, activos, personal, riesgo, entre otros basados en el principio de plena competencia.  En igual medida, la base gravable del impuesto a la riqueza, se afectará con los bienes objeto del impuesto de normalización tributaria, pero no es claro al señalar que dichos bienes no estarán sujetos al límite superior, cuando claramente el texto aprobado no contempla límites.

Finalmente, para evitar  las suspicacias de siempre, se deja claro que el impuesto a la riqueza no puede ser ni deducción, ni descuento, ni compensable, tanto en renta como en CREE.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.