¿Aplica el beneficio de auditoría para las declaraciones de retención en la fuente e impuesto a las ventas?

Inicio » Impuestos. » (24 / 01 / 2011 )

Existe polémica frente a la posibilidad de que el beneficio de auditoría contemplado por el artículo 689-1 del estatuto tributario, sea aplicable también a las declaraciones de Iva y retención. La Dian sin duda siempre ha dicho que no.

Es cierto que el artículo 705 del estatuto tributario prevé que la firmeza de las declaraciones de retención e Iva ocurrirán cuando la declaración de renta del respectivo periodo quede en firme, lo que ha hecho pensar que si una declaración de renta queda en firme a los 6 meses en virtud del beneficio de auditoría, también quedarían en firme las declaraciones de retención en la fuente y del impuesto  a las ventas del periodo respectivo.

Pero es posible que la Dian tenga razón en considerar que eso no es posible.

El beneficio de auditoría es una norma especial, y de forma expresa se refiere al Impuesto de renta de y complementarios, o mejor, “Los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios”, redacción que permite concluir que este beneficio sólo será aplicable exclusivamente al impuesto de renta y complementarios, pues así lo consagra la norma.

Es importante tener en cuenta lo que la jurisprudencia sostuvo sobre  un beneficio muy similar al beneficio de auditoría contemplado por el artículo 689-1 del estatuto tributario. Se trata del beneficio especial de auditoría contemplado por el artículo 4 de la ley 633 del 2000:

En cuanto a la alegada procedencia del beneficio de auditoría previsto en el artículo 4º del la Ley 633 de 2000 respecto al impuesto sobre las ventas por la vigencia fiscal discutida, precisa la  Sala:

“Artículo 4º. Beneficio especial de auditoría. Las liquidaciones privadas de los años gravables 2000 y anteriores de los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios, que incluyan en su declaración correspondiente al año gravable 2000, activos representados en moneda extranjera, poseídos en el exterior a 31 de diciembre del año 1999 y no declarados, quedarán en firme dentro de los cuatro (4) meses siguientes a la fecha de presentación de la declaración del año 2000, en relación con la posible renta por diferencia patrimonial, con la adición de ingresos correspondientes a tales bienes y a los ingresos que les dieron origen, siempre y cuando no se haya notificado requerimiento especial en relación con ingresos diferentes o los originados por comparación patrimonial y se cumpla con las siguientes condiciones...”

Conforme a dicha norma, el beneficio sólo operaba en relación con la posible renta por diferencia patrimonial, con la adición de ingresos correspondientes a tales bienes y a  los ingresos que les dieron origen, beneficio que está previsto para el impuesto sobre la renta y toda vez que  se  discute el impuesto sobre las ventas por el sexto bimestre de 1998,  no es procedente su aplicación. [Sección cuarta, sentencia del 30 de marzo de 2006, radicación 15418]

Obsérvese que tanto el artículo 4 de la ley 633 del 2000 como el 689-1 del estatuto tributario, textualmente se refieren a “los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios”, y en el primer caso el Consejo de estado dijo que no era extensible a las declaraciones de Iva y retención, lo que da pie concluir por analogía que tampoco será aplicable en el segundo caso.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


Una opinión
  1. Gonzalo Hernández dice:

    Cordial saludo, por favor quiero me informen cual fue el incremento autorizado para los pensionados para el año de 2011, pues parece que incremento no fue el autorizado por el gobierno nacional que fue del 4%, espero sus comentarios muchas gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.