Aporte de activos a un patrimonio autónomo será equivalente a su costo fiscal

La administración de impuestos ha sostenido que la transferencia de activos a favor del patrimonio autónomo configura una enajenación de los bienes aportados, siendo obligatoria la aplicación literal y formal del artículo 90 del estatuto tributario, donde el valor comercial es señalado por las partes, siempre y cuando el precio no difiera en un 25% de los establecidos en el comercio, para el caso de los bienes raíces no es aceptado un precio inferior al costo, al avalúo catastral ni al autoavalúo.

Esa situación estaba generando en algunos fiduciantes la determinación de una renta bruta irreal por la cual debería tributar bajo el impuesto sobre la renta o ganancia ocasional; no obstante el numeral 4 del artículo 102 del mismo ordenamiento ha señalado:

“(…)

Se causará el impuesto sobre la renta o ganancia ocasional en cabeza del constituyente, siempre que los bienes que conforman el patrimonio autónomo o los derechos sobre el mismo se transfieran a personas o entidades diferentes del constituyente. Si la transferencia es a título gratuito, el impuesto se causa en cabeza del beneficiario de los respectivos bienes o derechos. Para estos fines se aplicarán las normas generales sobre la determinación de la renta o la ganancia ocasional, así como las relativas a las donaciones y las previstas en los artículos 90 y 90-1 de este Estatuto.

Como se puede advertir la norma transcrita reconoce la prevalencia del derecho sustancial sobre el formal, debido a que el simple aporte de los activos no genera la realización de utilidades (renta bruta) para el fiduciante, el numeral dispone la causación de sus ingresos cuando los activos fideicomitidos se vendan a terceros, posición no compartida por la administración tributaria.

Por lo anterior, el artículo 127 de la reforma tributaria expedida bajo la ley 1607 de 2012 modificó el numeral 1 del artículo 102 del estatuto tributario estableciendo que “Los derechos fiduciarios tendrán el costo fiscal y las condiciones tributarias de los bienes o derechos aportados al patrimonio autónomo. Al cierre de cada periodo gravable los derechos fiduciarios tendrán el tratamiento patrimonial que le corresponda a los bienes de que sea titular el patrimonio autónomo…”

De esa manera considero que el aporte de activos al patrimonio autónomo se hará por el precio correspondiente a su costo fiscal, desapareciendo legal y legítimamente la supuesta renta bruta que se suponía existía en dicha operación; es decir, el costo fiscal de un derecho fiduciario será equivalente al costo fiscal del bien o derecho aportado.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.