Aprenda a leer el lenguaje corporal en tres fases

Algunas dudas que pueden surgir a la hora de leer el lenguaje corporal de una persona pueden ser: ¿Por dónde empiezo? El secreto para ser un buen lector es seguir tres fases perfectamente diferenciadas que hacen de la interpretación no verbal una tarea mucho sencilla.

Primera fase: el “feeling” general

Al principio debe estudiar la postura general del cuerpo del individuo. Normalmente, cuando una persona o situación ha captado nuestro interés, nos acercamos o hacemos gestos de aproximación (mover las manos hacia la persona, muy sutilmente). Sin embargo, si la situación es desagradable, ocurre lo contrario; nos alejamos.

Segunda fase: Aquí y allá

La manera como utilizamos nuestros brazos, piernas, pies y manos nos puede dar la siguiente pieza de información. No es difícil, ni siquiera para un novato en la lectura de lenguaje corporal, poder determinar a través de las expresiones de las manos, si una persona se encuentra relajada (movimientos asimétricos a velocidad media) o tensa (movimientos más rápidos).

Tercera fase: Los pequeños detalles

La cara o el cuerpo son profusos en micromovimientos que sólo podemos detectar con suficiente práctica, como el levantar las cejas, sonrisas rápidas y gestos repetitivos con las manos. Hay que prestar especial atención a los micropicores, que duran menos de cinco segundos y pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo o la cara.

Los micropicores faciales son un factor clave para saber si una persona se encuentra a gusto ante una situación. Por ejemplo, en una situación agradable, se rascará el párpado inferior o la parte superior de la mejilla, en un movimiento inconsciente que trata de “abrir” el ojo al estímulo que tenemos enfrente. Pero, si está incómodo se rascará el párpado superior buscando bloquear su visión de la situación, en un intento psicológico por evadir la realidad.

Es importante destacar las diferencias entre el lenguaje de gestos que se desarrolla con la parte izquierda del cuerpo y el que se lleva a cabo con la derecha, pues como recordarán, el hemisferio derecho controla la mitad izquierda del cuerpo y el hemisferio izquierdo controla la derecha.

Dicho esto, y recordando la “personalidad” de cada hemisferio (el izquierdo se encarga del lenguaje y de los detalles; mientras que el derecho gestiona en mayor medida las emociones, la intuición, y la abstracción), al observar, la gestualidad de la derecha responderán a la razón,  mientras que los de la mitad izquierda estarán más relacionados con las verdaderas emociones.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.