Así se liquida la indemnización moratoria

Cuando termina el contrato de trabajo surge para el empleador la obligación de cancelarle al trabajador el valor de las prestaciones sociales y los demás conceptos laborales adeudados. El pago debe hacerlo inmediatamente, pues la ley no concede plazo alguno para ello. Sin embargo, se ha aceptado por parte de los jueces que el empleador se tome unos pocos días para efectuar el pago, sobre todo en aquellos casos en que el contrato termina por renuncia intempestiva del trabajador. Pero cuando es el empleador quien rompe el contrato los jueces son más estrictos, pues consideran que así como el empleador pensó en despedir al trabajador también ha debido pensar en que éste tenía derecho al pago de sus derechos laborales.

Ahora bien, si el empleador incumple esa obligación deberá pagarle al trabajador una indemnización cuyo valor depende del monto de su salario. Si éste es igual al del salario mínimo legal, la indemnización equivale a un día de salario por cada día que tarde el empleador en pagarle al trabajador el valor “de la liquidación”.

Si, por el contrario, el salario del trabajador es superior al valor del salario mínimo legal, el monto de la indemnización se obtiene tomando en cuenta la fecha en que el trabajador presenta la demanda laboral contra el empleador incumplido. Algunos consideran que si lo hace dentro de los dos años siguientes a la fecha en que terminó el contrato de trabajo, el valor de la indemnización es igual a un día de salario por cada día de mora hasta cuando pague la totalidad de la obligación. Pero si el trabajador demanda después de vencido dicho plazo, la indemnización se liquida a razón de un día de salario por cada día de mora hasta finalizar el mes 24 contado desde el momento en que terminó el contrato de trabajo; y a partir del primer día del mes 25 y hasta cuando se produzca el pago se causarán intereses moratorios, los cuales se liquidan sobre el monto de los salarios y prestaciones sociales adeudados por el empleador al trabajador.

No obstante, vale advertir que la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia ha venido interpretando la norma de manera tal que si el demandante presenta la demanda dentro de los 24 meses subsiguientes a la terminación del contrato, la indemnización se cuantifica así: un día de salario por cada día de retardo durante los primeros 24 meses subsiguientes a la terminación del contrato, más los intereses moratorios que se causen a partir del primer día del mes 25 y hasta cuando se pague la obligación, liquidados sobre el monto de los salarios y prestaciones sociales adeudados. Y que si la presenta después de los dos años, el trabajador únicamente devengará intereses moratorios.

Antes de finalizar esta nota es conveniente aclarar que es impropio llamar a esta indemnización como  de “brazos caídos”, su nombre correcto es indemnización moratoria o de salarios caídos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.