Auditoría forense en la investigación de enriquecimiento ilícito

El término “ilícito” viene del latín illicitus, es aquello que no está permitido legal o moralmente. Tratándose por lo tanto de un delito o una falta de ética. El enriquecimiento ilícito es, por lo tanto un acto que no está permitido, un acto contrario al derecho, es la manera de enriquecerse por medios contrarios a las normas jurídicas.

Cuando una persona no puede comprobar un incremento patrimonial no justificado se presume de enriquecimiento ilícito, es cuando entra en acción la auditoría forense para encontrar y facilitar pruebas de acuerdo a registros contables y de actividades varias que demuestren un hecho de esta naturaleza.

El equipo de auditoría forense debe ser multidisciplinario ya que la naturaleza de los posibles acusados es variada y de diversa actividad. Es por este motivo que el Auditor Forense debe estar acompañado y apoyado por profesionales de distintas disciplinas tales como auditores, contadores, informáticos, investigadores, abogados, grafo-técnicos e incluso ingenieros químicos, de sistemas, metalúrgicos, agrónomos, forestales, etc. que van a realizar los trabajos de investigación.

Los casos más comunes de enriquecimiento ilícito son los casos de corrupción gubernamental, fraudes relacionados con la información financiera y narcotráfico.

En el caso de corrupción es relativamente de mayor facilidad encontrar pruebas del ilícito, ya que al ser figuras públicas que laboran en entidades estatales y departamentales tienen sus finanzas con oportuna accesibilidad. Es en este estadio en el cual la contaduría pública y su actividad auditora cobran una importancia capital, pues su ejercicio constituye  un instrumento eficaz en la lucha contra la corrupción, bien como responsable de los sistemas de información contable o bien como responsable del control de los hechos económicos de un ente público, a través de la auditoria forense.

Los fraudes relacionados con la información financiera son producidos por distorsiones, alteraciones o manipulaciones intencionales de las cifras presentadas o por omisiones en las cantidades o revelaciones de los estados financieros, por lo general este tipo de fraudes pasan desapercibidos sin ser detectados fácilmente y son resultado de la manipulación, falsificación, alteración de registros contables y omisión o mala aplicación intencional de principios de contabilidad. Se menciona que son difíciles de detectar mediante una auditoría forense exhaustiva salen a la luz este tipo de hechos ilícitos.

En el caso del narcotráfico al no conocerse las actividades, se podrían decir anteriores al ilícito, se torna más dificultosa una investigación, el hecho de contar con un equipo multidisciplinario como el mencionado anteriormente facilita de sobremanera la auditoría forense.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.