Aunque exista cónyuge e hijos la pensión de sobrevivientes puede ser para los padres del pensionado fallecido

Para que el cónyuge y/o los hijos excluyan a los padres, es necesario que aquellos tengan derecho a la pensión, es decir que satisfagan a cabalidad los requisitos legales.

Aunque de acuerdo con la ley los padres sólo tienen derecho a la pensión de sobrevivientes a falta de cónyuge (o compañera permanente) e hijos, puede ocurrir, y de hecho ocurre con relativa frecuencia, que al morir el pensionado o el trabajador con derecho a generar la pensión de sobrevivientes y pese a existir cónyuge e hijos, dicha pensión no es para la pareja sobreviviente del finado ni para sus hijos, sino para sus padres, o sea que en tales casos los progenitores desplazan a los hijos y a la viuda o compañera permanente del causante.

Pero, para que eso ocurra  es menester:

a) Que el cónyuge o el compañero(a) sobreviviente y los hijos no tengan derecho a la pensión por no reunir los requisitos que prevé la ley para el acceso a ese beneficio pensional, tal como ocurre, por ejemplo, cuando la convivencia de la pareja no tuvo la duración que exige la ley, o cuando los hijos ya son mayores de edad, y

b) Que al momento del deceso del causante los padres estuvieran dependiendo económicamente de él.

Sobre este punto se pronunció recientemente la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, al dirimir la controversia que se había suscitado entre los padres de un pensionado fallecido y el fondo privado de pensiones que  tenía a su cargo el pago de la pensión de invalidez que aquel recibía.  Los primeros le reprochaban al Fondo el haberle reconocido la pensión a la cónyuge sobreviviente sin advertir que ésta no tenía derecho a ella por cuanto entre la pareja no había mediado la necesaria convivencia que exige la ley, y reclamaban para ellos la pensión por considerar que les correspondía ese beneficio por  haber sido ellos quienes le habían brindado a su hijo toda la ayuda y el auxilio que éste requirió por causa de la penosa enfermedad que lo había aquejado y que finalmente le causó la muerte. Aducían igualmente que ellos vivían de la pensión que recibía su hijo.

El Fondo, por su parte, alegaba que de acuerdo con la ley los reclamantes no tenían derecho a la pensión por cuanto la existencia del cónyuge los dejaba sin posibilidades de disputarle el derecho.

La Corte refutó el argumento del Fondo de pensiones con la siguiente precisión:

“… de acuerdo con el literal e) de los artículos 47 y 74 de la L. 100/1993, los padres del causante son beneficiarios siempre que no exista “cónyuge, compañero o compañera permanente e hijos con derecho”. Vale decir, cuando, a pesar de existir cónyuge, compañero permanente e hijos, éstos no cumplan los requisitos para tener derecho a la pensión, el juzgador debe seguir agotando el orden de prelación incorporado en esas normas.

Lo anterior podría darse en situaciones tales como cuando el cónyuge no tiene la convivencia mínima de 5 años con el causante y no hay hijos de por medio, o cuando estos son mayores de edad y no se encuentran estudiando, o superan los 25 años de edad. En estos casos, adviértase que, a pesar de existir beneficiarios, éstos no tienen derecho a la pensión por no cumplir los requisitos legales y, por este motivo, debe seguirse agotando el orden de prelación hasta llegar a los padres que dependan económicamente del causante o, en su defecto, a los hermanos inválidos.

(Ver Sentencia SL -  6390-2016 del 13 de abril de 2016, Radicación No. 48064, M.P. Doctora Clara Cecilia Dueñas Quevedo).

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Isidro Antonio Bacca Tejada dice:

    De suma importancia, Agradeciendo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.