Aunque la empresa se haya obligado convencionalmente a no efectuar despidos sin justa causa, la autorización de despido colectivo la libera de esa restricción

La convención colectiva suele ser el instrumento a través del cual las organizaciones sindicales logran concretar sus aspiraciones de estabilidad laboral. Y es que ésta, junto con las mejoras salariales y prestacionales, la participación de los trabajadores en la toma de decisiones de la empresa,  el logro de beneficios en materia de vivienda, educación y salud, y los permisos sindicales, son temas siempre presentes en los pliegos de peticiones y por lo mismo en la mayoría de las convenciones colectivas,  salvo el relacionado con el acceso de los trabajadores a los órganos de decisiones de la empresa, que sigue siendo un anhelo del movimiento sindical colombiano.

¿Pero, qué es la estabilidad laboral? 

Para la Corte Constitucional la estabilidad laboral “Es  el goce de una  certeza mínima en el sentido de que el vínculo laboral contraído no se romperá de manera abrupta y sorpresiva, de manera que no esté expuesto en forma permanente a perder su trabajo y con él los ingresos que permiten su propio sustento y el de su familia, por la decisión arbitraria del patrono” (Sentencia C -016 de 1998) 

Entonces, si la estabilidad laboral es la convicción profunda que tiene el trabajador de que mientras cumpla debidamente con su labor y su comportamiento en la empresa sea el adecuado conservará su empleo, es en el contrato de trabajo a término indefinido en donde se concreta realmente el concepto de estabilidad laboral  Y eso es fácil advertirlo si se tiene en cuenta que este contrato es el único que tiene vocación de permanencia, pues se mantiene vigente mientras no desaparezcan las causas que le dieron origen y la materia del trabajo, y eso lo digo sin perder de vista que en Colombia el contrato de trabajo a término indefinido dista mucho de ser la expresión ideal de la estabilidad laboral, en la cual es la duración real del trabajo, y no la voluntad de las partes, la circunstancia que determine la extensión en el tiempo del contrato de trabajo, tal como lo considera el tratadista Guillermo Cabanellas

En efecto, a pesar de que nuestro ordenamiento jurídico le ha venido reconociendo cierta importancia y trascendencia a la estabilidad laboral, ésta aún es relativa y precaria. Y seguirá siendo frágil y escasa mientras dicho ordenamiento le permita al empleador despedir al trabajador sin que exista justa causa, pagándole a cambio una indemnización, cuyo monto casi nunca compensa los perjuicios que sufre el trabajador privado injustamente de su empleo. El contrato de trabajo a término fijo, venido a menos a partir de la entrada en vigencia de la ley 50 de 1990, que creó la posibilidad de celebrarlo por períodos inferiores a un año, se convirtió en un instrumento enervante de la estabilidad laboral. Contratos celebrados a dos y tres meses para realizar actividades permanentes de la empresa son un atentado contra la estabilidad laboral, y no pocas veces un instrumento de manipulación en manos de algunos empleadores que  entran y sacan trabajadores como si se tratara de un juego de fichas.

Otra evidencia de que en nuestro medio la estabilidad laboral es relativa, la constituye  el hecho de que una orden administrativa de despido colectivo puede hacer desaparecer compromisos de estabilidad laboral formalmente celebrados. Así, si la empresa se ha obligado a través de una convención colectiva a no efectuar despidos sin justa causa, ese compromiso pierde toda su fuerza si el empleador es autorizado por el Ministerio de Trabajo para realizar despidos colectivos, o sea que la estabilidad laboral cede ante la autorización administrativa del ministerio.   Eso lo dejo en claro la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia en su sentencia SL 16113-2014 Radicación No. 46671 del 5 de noviembre de 2014.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.