Autoavalúo en el impuesto de normalización no está restringido a bienes inmuebles

La ley 1739 de 2014 creó el impuesto complementario de normalización tributaria, que entre otras cosas,  mientras escribíamos estas líneas, nos enteramos que fue declarado exequible por la corte constitucional.

Pues bien, la base gravable en el caso de los activos omitidos está contemplada en el artículo 37 de la ley, donde se lee:

“Artículo 37. Base gravable. La base gravable del impuesto complementario de normalización tributaria será el valor patrimonial de los activos omitidos determinado conforme a las reglas del Título II del Libro I del Estatuto Tributario o el autoavalúo que establezca el contribuyente, el cual deberá corresponder, como mínimo, al valor patrimonial de los activos omitidos determinado conforme a las reglas del Título II del Libro I del Estatuto Tributario. 

La base gravable de los bienes que son objetos del impuesto complementario de normalización tributaria será considerada como el precio de adquisición de dichos bienes para efectos de determinar su costo fiscal.

Parágrafo. Para efectos de este artículo, los derechos en fundaciones de interés privado del exterior, trusts o cualquier otro negocio fiduciario del exterior se asimilan derechos fiduciarios poseídos en Colombia. En consecuencia, su valor patrimonial se determinará con base en el artículo 271-1 del Estatuto Tributario.” (Subrayado propio)

Observemos como la norma permite determinar la base gravable de los activos omitidos inclusive mediante autoavalúo. Dicho autoavalúo  debe ser “mínimo” el valor patrimonial de los activos omitidos. Es decir que puede ser superior si así lo considera el contribuyente.

Ahora bien, dicho autoavalúo tomado como base gravable será considerado precio de adquisición, aspecto que cobra vital importancia y que analizaremos próximamente. Mientras tanto, la duda que surge es si ese autoavalúo procede exclusivamente respecto de los bienes inmuebles o puede predicarse de cualquier tipo de bien o derecho siempre que sea un activo omitido.

Al respecto, la DIAN mediante concepto 0764 de 2015 señaló:

“De la estructura de la norma no se desprende que el legislado hubiese restringido la posibilidad de determinar la base del impuesto de normalización tributaria, mediante el avaluó del activo omitido a los bienes inmuebles.

Luego, atendiendo el principio de hermenéutica jurídica que indica que donde la ley no restringe, el intérprete no debe restringir, la posibilidad de determinar la base gravable de los activos omitidos, sin restricción alguna a su naturaleza, el contribuyente podrá determinarlos a través de las reglas de valoración del Estatuto Tributario, o mediante el autoavalúo- o valor comercial-."

Queda claro entonces, que la opción de determinar la base gravable del impuesto de normalización mediante el autoavalúo no queda circunscrita de forma exclusiva  a los bienes inmuebles, sino que  abarca a todos los activos omitidos, que inclusive pueden declararse en el impuesto de normalización por su valor comercial como lo señaló la DIAN.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.