Beneficio de auditoría, in extremis

Han transcurrido 19 años, desde la aparición de esta figura que pretende aumentar el recaudo sacrificando la veracidad de la información de los contribuyentes. Me atrevería a decir  que la hacienda pública se fortaleció en igual medida por el beneficio de auditoría  que por el desarrollo económico del país. Un repaso de su evolución legislativa nos lleva a  pensar en la quizá exacerbada importancia dada por el legislador:

  • Ley 488 de 1998 artículo 22
  • Ley 633 del 2000 artículo 17
  • Ley 788 del 2002 artículo 81
  • Ley 863 de 2003 artículo  28
  • Ley 1111 de 2006 articulo 63
  • Y ley 1430 de 2010 articulo 33

Múltiples discusiones ha suscitado entre la administración tributaria y los contribuyentes. Este año, cuando ya está por acabarse este “beneficio” quisiera recordar uno de las discusiones que generó a lo largo de su existencia.  Uno de los requisitos era incrementar el impuesto neto de renta  en un porcentaje (variable) en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior. Pero ¿Qué significa  la expresión del  año inmediatamente anterior? ¿Qué pasa si yo corrijo la declaración inicial  que fue la base de comparación del beneficio de auditoría?

Pues bien al respecto el consejo de estado se pronuncio en sentencia 17937 de 2012  MP  Hugo Fernando Bastidas Bárcenas  y adujo:

La Sala considera que el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior a la liquidación privada que gozaría del beneficio de auditoría, alude al impuesto neto de renta declarado en el denuncio inicial o en el denuncio de corrección. 

Lo anterior, por cuanto, las correcciones a los denuncios de renta están permitidos, en los términos de los artículos 588 y 589 del E.T., tal como lo puso de presente el a quo. Y, porque al tenor del inciso segundo del artículo 588 E.T. “Toda declaración que el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, presente con posterioridad a la declaración inicial, será considerada como una corrección a la declaración inicial o a la última corrección presentada, según el caso.”

El término de firmeza de los doce meses a que alude el artículo 689-1 del E.T.― que se cuenta a partir de la fecha de presentación de la declaración de renta que va a ser objeto del beneficio de auditoría― no se modifica o afecta por el hecho de que el contribuyente corrija, cumpliendo cabalmente la ley, el denuncio de renta que servirá de referente para establecer si se cumplen los porcentajes de incremento del impuesto neto de renta. 

De manera que, no tiene ninguna incidencia que el denuncio de corrección del año anterior sea presentado con posterioridad a la liquidación privada que gozaría del beneficio de auditoría. Sólo tendría incidencia en la medida en que el denuncio de corrección sea objeto de liquidación oficial de revisión, en la cuantía del impuesto neto declarado."

En ese orden de ideas  la base de comparación del impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior no significa que sea única y exclusivamente la declaración inicial, sino que si se corrige la declaración del año anterior al beneficio  de auditoría, esta corrección,  servirá de base para  determinar el incremento del impuesto neto de renta.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.