Bienes vendidos a las zonas francas dan derecho a la devolución de Iva

Inicio » Impuestos. » (20 / 12 / 2010 )

Los bienes que sean vendidos en las zonas francas son considerados como exportación, y en consecuencia dan derecho al descuento del impuesto a las ventas pagado y a la devolución de los saldos a favor en Iva resultantes.

Los bienes que se exportan están exentos del impuesto a las ventas, y como bienes exentos dan derecho a descotar el Iva que se haya pagado en el proceso de producción, y además de derecho a solicitar la devolución del Iva cuando resulte un saldo favor.

Sobre este tema, se ocupó la Dian en concepto 73127 26 de octubre de 2004, en el cual, corrige so posición inicial:

PROBLEMA JURIDICO:

La venta de bienes del resto del territorio nacional a los usuarios de las zonas francas industriales, es una operación exenta del impuesto sobre las ventas?

TESIS JURIDICA:
La venta desde el resto del territorio aduanero nacional a los usuarios de las zonas francas industriales de bienes y de servicios, solamente respecto de materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales o en libre disposición se considera una exportación definitiva, en consecuencia tiene el tratamiento de operación exenta del Iva, siempre y cuando dichas mercancías sean efectivamente recibidas por el usuario.

INTERPRETACION JURIDICA:

Se solicita reconsideración del Concepto No. 057498 del 1º de septiembre de 2004 en el cual se afirma que la venta de bienes desde el resto del territorio nacional a los usuarios de las zonas francas causa el impuesto sobre las ventas. El citado concepto ratifica la posición adoptada por la DIAN en el Concepto No. 079313 de diciembre 15 de 2003, el cual sostiene que la venta de bienes desde el resto del territorio aduanero nacional a una zona franca es un hecho generador del IVA y, por lo mismo, da lugar a la liquidación y pago del gravamen.

Afirma el peticionario que el concepto 057498 desconoce el alcance del artículo 396 del Estatuto Aduanero, norma que define como exportación, para efecto de los beneficios e incentivos tributarios, el envío desde el resto del territorio aduanero nacional a un usuario de zona franca de materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales o en libre disposición, siempre que dicha mercancía sea efectivamente recibida por el usuario. Sostiene además que la Administración de Impuestos no puede, por vía de interpretación, pasar por alto el contenido del artículo 396 del Estatuto Aduanero, por no contener los mismos elementos normativos del artículo 395 del mismo ordenamiento jurídico y que la DIAN debe acatar los fallos de la Jurisdicción Contencioso Administrativa en los cuales se ratifica que las ventas por parte de proveedores ubicados en el resto del territorio nacional con destino a las zonas francas se encuentran exentas del impuesto a las ventas.

Por su parte, el concepto recurrido señala que, para efectos de la exención consagrada en los artículos 479 y 481 del Estatuto Tributario, solamente se considera exportación, en los términos del artículo 395 del Estatuto Aduanero, la venta y salida a mercados externos de los bienes producidos, transformados, elaborados o almacenados por los usuarios industriales y comerciales de las zonas francas. Al decir del concepto, el artículo 396 del Estatuto Aduanero, al asimilar a una exportación la venta de bienes desde el resto del territorio nacional a las zonas francas, no menciona los beneficios tributarios que se aplican por la ficción y concretamente la exención del IVA con derecho a devolución, como sí lo hace de manera expresa el artículo 395 al referirse a las operaciones que se realizan desde la zona franca. Igualmente señala el concepto recurrido que el artículo 2º del Decreto 1000 de 1997 no menciona expresamente como exportadores con derecho a devolución del IVA a los proveedores de los usuarios de las zonas francas que realicen sus ventas desde el resto del territorio nacional.

Sea lo primero advertir que independientemente de los beneficios tributarios derivados de la operación, el artículo 265 del Estatuto Aduanero define como exportación definitiva la salida de mercancías nacionales o nacionalizadas, del territorio aduanero nacional para su uso o consumo definitivo en otro país, así como la salida de mercancías nacionales o nacionalizadas desde el resto del territorio aduanero nacional a una zona franca industrial de bienes y de servicios. Por su parte, el artículo 399 del Estatuto Aduanero dispone que la introducción al resto del territorio aduanero nacional de bienes procedentes de una zona franca será considerada una importación y se someterá a las normas y requisitos exigidos a las importaciones.

Ahora bien, para efecto de los beneficios e incentivos tributarios consagrados en la Ley para las exportaciones, los artículos 395 y 396 del Estatuto Aduanero, al referirse a las operaciones efectuadas desde y hacia las zonas francas, definen como exportación tanto la venta a mercados externos de los bienes producidos o almacenados por los usuarios de la zona, como el envío desde el resto del territorio aduanero nacional a dichos usuarios de materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales.

En efecto, el artículo 395 del Estatuto Aduanero establece:

Definición de exportación de bienes. Se considera exportación, para efectos de las normas de origen, de los convenios internacionales, del crédito para exportar y para la exención contenida en el estatuto tributario en los artículos 479 y 481 literal a), la venta y salida a mercados externos de los bienes producidos, transformados, elaborados o almacenados, por los usuarios industriales y comerciales, de acuerdo con los términos y condiciones establecidos en el presente decreto”.

Por su parte el artículo 396 del mismo ordenamiento dispone:

Exportación definitiva. Se considera exportación definitiva, para efecto de los beneficios e incentivos tributarios, el envío desde el resto del territorio aduanero nacional a un usuario de la zona franca, de materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales o en libre disposición, siempre y cuando dicha mercancía sea efectivamente recibida por el usuario. Para ello se requiere la presentación de la solicitud de autorización de embarque y de la declaración de exportación.

Las exportaciones temporales que se realicen desde el resto del territorio aduanero nacional a zona franca, con el objeto de someter el bien a un proceso de perfeccionamiento por un usuario, no tendrán derecho a los beneficios previstos para las exportaciones definitivas.

La introducción en el mismo estado a una zona franca industrial de bienes y servicios de mercancías de origen extranjero que se encontraban en libre disposición en el país, no se considera exportación”.
(Subrayado fuera de texto.)

Es evidente que la norma del artículo 396 hace referencia a los beneficios e incentivos tributarios asociados a las exportaciones y que uno de dichos beneficios es la exención del impuesto sobre las ventas y el derecho a la devolución del IVA, en los términos de los artículos 479 y 481 del Estatuto Tributario. El tratamiento de los bienes exportados como exentos y la devolución al exportador del IVA pagado son medidas excepcionales orientadas a estimular la competitividad de los productos nacionales en el mercado externo; aunque la norma no haga mención expresa de este beneficio, el mismo es inherente a las exportaciones y a las operaciones que la misma legislación aduanera califica como tal. En este punto vale la pena precisar que si la norma se refiere de manera general a los beneficios e incentivos tributarios, sin limitar expresamente sus efectos y alcance debemos entender que alude a todos y no solo a una parte de los mismos, en aplicación del principio general de interpretación según el cual donde la ley no distingue no le es dado al intérprete hacerlo.

Por lo anterior es viable concluir que tanto los usuarios industriales y comerciales de las zonas francas, que venden al exterior los bienes producidos, elaborados, transformados o almacenados en la zona, así como los proveedores ubicados en el resto del territorio aduanero nacional, que les suministran materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales o en libre disposición, tienen la calidad de exportadores con derecho a devolución del impuesto sobre las ventas; en el caso de las mercancías de origen extranjero que se encontraban en libre disposición debe tenerse en cuenta la limitación del Inciso 3° del artículo 396 del Estatuto Aduanero. En otras palabras, las definiciones contenidas en los artículos 265 y 396 del Estatuto Aduanero implican la extensión de los beneficios tributarios derivados de las exportaciones a los proveedores de los usuarios de las zonas francas y su calificación como exportadores, para efecto de la obtención de dichos beneficios; las ventas al exterior a que hace referencia el literal a) del artículo 2º del Decreto 1000 de 1997, al definir quiénes tienen la calidad de exportadores, comprenden las realizadas por los usuarios de las zonas francas y las efectuadas por los proveedores a dichos usuarios desde el resto del territorio nacional.

De otra parte, desde el punto de vista teleológico, las zonas francas industriales de bienes y de servicios, acorde con lo previsto en el artículo 2° del Decreto 2233 de 1996 “son áreas geográficas delimitadas del territorio nacional, cuyo objeto es promover y desarrollar el proceso de industrialización de bienes y la prestación de servicios, destinados primordialmente a los mercados externos “, finalidad que se puede cumplir a partir de materias primas e insumos procedentes desde el resto del territorio nacional o de otros países, cuyo tratamiento tributario debe ser similar; en otras palabras, si se mantiene la tesis de que la venta de bienes desde el resto del territorio aduanero nacional a un usuario de la zona franca causa el IVA, se genera una evidente inequidad frente a los bienes procedentes de otros países, cuya introducción no se considera importación y por ende no se causa el impuesto, propiciando de esta manera que dicho proceso de industrialización se realice a partir de bienes procedentes de otros países en perjuicio de las materias primas e insumos nacionales.

Para efectos de la devolución del IVA, los usuarios de la zona franca pueden solicitar como impuesto descontable el IVA pagado por concepto de servicios prestados en el resto del territorio nacional con destino a la zona, como quiera que estos no reciben el tratamiento de exportación definitiva por parte del artículo 396 el Estatuto Aduanero y en consecuencia son gravados con el impuesto, lo cual conlleva la traslación del mismo al usuario de la zona franca. Así mismo los usuarios pueden solicitar como impuesto descontable, el IVA pagado en operaciones que se realicen dentro de la zona, ya que esta hace parte del territorio nacional y, por lo tanto, los bienes y servicios que se vendan o se presten al interior de la misma están sometidos al impuesto. Por su parte, los proveedores de los usuarios de la zona franca, que les suministren desde el resto del territorio nacional materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales, no deben facturar el IVA sobre dichos bienes y pueden solicitar como descontable el impuesto pagado en la producción o adquisición de los mismos.

En esta ocasión, en relación con los pronunciamientos de la jurisdicción contencioso administrativa debemos señalar de manera respetuosa que teniendo en cuenta el gran valor que para este Despacho representan las sentencias de nulidad y restablecimiento del derecho como elemento auxiliar de interpretación de la ley, existen diversos criterios en el tratamiento del tema. Así, por ejemplo, en la sentencia del 12 de octubre de 2001, con ponencia de la Magistrada Ligia López Díaz, expediente 12295, el Consejo de Estado reconoce como exportaciones con derecho a devolución del IVA las que se hagan desde la zona franca al exterior pero no le confiere el mismo tratamiento a las ventas que se hagan desde el resto del territorio nacional a la zona franca. La misma Corporación en sentencia del 8 de febrero de 2002, con ponencia de la Magistrada María Inés Ortíz Barbosa, expediente 12371, determinó que quien tiene el carácter de exportador, para efectos de la devolución del IVA, es el proveedor ubicado en el territorio nacional y no el usuario industrial de la zona franca.

Concluyendo, independientemente de las consideraciones propias de cada caso y del alcance inter-partes de los fallos citados, este Despacho estima que tanto las ventas al exterior por parte de los usuarios industriales y comerciales de las zona francas, como las ventas desde el resto del territorio nacional a dichos usuarios de materias primas, partes, insumos y bienes terminados nacionales son operaciones exentas del IVA, en los términos señalados.

Conforme con lo expuesto, se revocan los Conceptos Nos.057498 de 2004 y 079313 de 2003.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

8 Opiniones
  1. Marta dice:

    Tengo un cliente que le tiene que vender a una empresa localizada en zona Franca. Mi cliente no esta inscripto como importador, exportador, la mercaderia se entrega en nuestro deposito. Me exige que le emita factura A , o E sin IVA. En estas condiciones esta exenta de IVA? que docuentacion de respaldo me deben suministrar?

  2. Ignacio dice:

    Estoy buscando esclarecer una duda que nadie me la ha sabido responder.
    Somos una soc. que brinda servicios tecnológicos al exterior y en Uruguay.

    1) Para aquellos servicios ofrecidos en el exterior, Facturamos desde nuestra S.A. ZF a cada cliente en el exterior, estos últimos podrán deducir algún tributo? en su país no abonarían eje IVA? Nuestra factura debe decir algo?

    2) También tenemos actividad en Uruguay. Podemos tener una soc. ZF que factura al exterior y otra que facture en uru? o la de ZF pueda tmb facturar con IVA.

    Esclarecer estas dudas seria de gran ayuda.
    Saludos y gracias.

  3. Alexander dice:

    cuando vendo a un usuario de zona franca, que le debo solicitar para que esa venta sea excenta en territorio nacional? es decir como cuando vendo a las sociedades de comercializacion internacional SCI ellos me expiden un certificado de proveedor, entonces cuando vendo a usuario de ZF que expiden?

  4. Raquel Guauque dice:

    Tenemos un cliente ubicado en Zona Franca, no exige que no le facturemos IVA, lo puedo y lo debo hacer? Gtacias

  5. DIANA dice:

    tengo un cliente que le esta vendiendo a zona franca y me esta pidiendo que le remisione al cliente y que le facture sin iva, esto se puede hacer sabiendo que la factura no se hace directamente al de zona franca

  6. Aura dice:

    gracias por el articulo,, pero quiero saber si la compra de escritorios, sillas, y demas equipo de oficina que se compre a un proveedor del Resto territorio aduanero nal por parte de un usuario de bienes y servicios de zona franca esta exento de iva, entra en los que se denomina bienes terminados.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.