¿Bitcoin en problemas?

Hace algún tiempo hablamos de Bitcoin, una moneda virtual que ha causado furor en los mercados financieros internacionales y sobre la cual se han realizado enormes especulaciones, y se ha creado todo un mercado de servicios conexos, y que parece mostrar signos de tener serios problemas, tanto que ya se especula con su final.

Se ha hecho una gran fiesta en torno al Bitcoin llegando este a cotizarse por encima de los 1.200 dólares, para ahora estar alrededor  de los 500 dólares (Siga aquí las cotizaciones), por lo que es de suponer que en el camino muchos perdieron la camisa, como suele suceder en el mundo de la especulación en los mercados financieros.

Concretamente el problema que en este momento afecta al Bitcoin es que los dos principales mercados de esta divisa virtual (Mt.Gox y Bitstamp), han suspendido temporalmente los retiros de la moneda virtual, una especie de corralito donde los inversores de Bitcoin han quedado atrapados. Pareciera que estos mercados están quebrados.

Si se ingresa a Mt.Gox encontramos este mensaje:

As there is a lot of speculation regarding MtGox and its future, I would like to use this opportunity to reassure everyone that I am still in Japan, and working very hard with the support of different parties to find a solution to our recent issues.

Furthermore I would like to kindly ask that people refrain from asking questions to our staff: they have been instructed not to give any response or information. Please visit this page for further announcements and updates.”

El asunto es tan delicado que advierten a sus clientes que ni siquiera realicen preguntas porque no les darán respuesta alguna, no obtendrá información de ningún tipo.

Ante este panorama es evidente que se está frente a una situación muy grave que amenaza la credibilidad y la confianza en mercados de este tipo, y será muy difícil que se puedan atraer a nuevos inversionistas interesados en comprar Bitcoin, y los que ya los han comprado, sencillamente están, por lo menos temporalmente, atrapados al no poder hacer retiros ni encontrar un comprador para deshacerse de sus inversiones antes que pierdan más valor.

Se especula también que estos mercados de Bitcoin, que no están sujetos a ningún control o regulación por estado alguno, utilizaron el dinero de sus clientes para hacer por su cuenta especulaciones financieras apalancadas que causaron la actual situación, lo cual en palabras más castizas se está ante un robo o una estafa. Con antecedentes de ese tipo es muy difícil que un  mercado se recupere por lo menos en el corto plazo.

Por suerte, parece ser que por lo menos en nuestro país (Colombia), el mercado del Bitcoin no alcanzó un furor relevante y no hay muchos inversionistas afectados.

Es claro que este tipo de inversiones son de alto riesgo y en ella sólo deben participar expertos  que estén dispuestos a perder mucho, porque los demás salen desplumados como el 85% de todo mortal que termina creyendo que especular en los mercados financieros es el camino rápido para conseguir mucho dinero sin trabajar.

Actualización

En vista a los comentarios que algunos lectores  ha realizado, resulta pertinente aclarar, que contrario a lo que algunos han manifestado, este no es un artículo mentiroso o falso, pues sólo se limita a contar una historia y a opinar en torno a ella, y la historia es que se perdieron aproximadamente 800.000 bitcoin, lo cual representa un poco más de 400 millones de dólares esfumados, y es eso un hecho indiscutible, y, a nuestro criterio, muy relevante como para dejar de opinar al respecto.

Es evidente que quien tiene intereses en este tema tenga una opinión distinta, y es comprensible  ha de  defender la forma en que se gana la vida, pero de ahí a descalificar  un hecho real, hay un gran trecho.

Nuestro papel con este tema de mercados financieros del que nos ocupamos regularmente, no es el de conseguir clientes,  puesto no participamos de ningún modo en ese tipo de mercados; sólo somos espectadores y tratamos de analizar y sacar conclusiones respecto a la forma en que operan estos mercados.

Parece hacer consenso a nivel mundial (incluso entre los más exitosos y famosos especuladores e inversores)  que  los mercados financieros no son un terreno apto para la mayoría de los mortales, pues se estima que más de un 80% de quienes participan en él terminan perdiendo dinero, y la razón es que por las característica de este tipo de mercado, sólo quienes son verdaderos expertos y tienen el conocimiento, temple y experiencias necesarias, tienen alguna oportunidad en él; los demás, son los que ponen el dinero que los pocos ganadores obtienen.

Y eses es nuestro objetivo, tratar de prevenir al inversor novato e ingenuo de la gran probabilidad de que pierda su dinero, pues sin duda caerá en manos de  asesores y corredores de bolsa que no son objetivos puesto que su forma de ganarse la vida es cobrar comisiones por cada transacción que se haga, por lo que es evidente que confiar en la opinión de estos es un gran error.

La gran mayoría de personas que invierten en bolsa lo hacen con base a informaciones que publican diarios, bancos y casas de bolsa, la cual suele ser interesada, amañada o simplemente incorrecta o desactualizada, de manera que los inversores terminan arriesgando su dinero con base a información poco fiable y ya sabemos lo que pasa cuando se toma un decisión con base a información incorrecta.

Desafortunadamente se quiere vender de manera poco honesta que el mercado financiero es la solución para conseguir dinero fácil y rápido, pero eso sólo es posible para unos pocos, muy pocos, y nuestro papel es tratar de advertir al respecto. Nada más.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.