Bitcoin, la moneda virtual que se impone

En una economía mundial en crisis y con monedas enfrentando grandes devaluaciones que ponen a los mercados en aprietos, surge esta moneda virtual anónima para hacerle frente a divisas como el euro, la libra o el dólar. Concretamente, dicha inestabilidad económica se cree que fue lo que impulsó a Satoshi Nakamoto a concebirla en el año 2009. El nombre BITCOIN (cuyas posibles traducciones del inglés al español podrían bien ser “moneda electrónica”, "criptomoneda" o, forzosamente, “moneda de bits”) se aplica también al protocolo diseñado por el mismo autor y a la red P2P que lo sustenta. Curiosamente, se cree que, por razones obvias, su creador usa un pseudónimo y que trabaja junto a un grupo de desarrolladores para el perfeccionamiento constante de esta nueva moneda virtual. Es así que BITCOIN se considera un proyecto relativamente nuevo y cuya llegada al mundo financiero (y real, por supuesto) tendrá resultados que el tiempo se encargará de evaluar.

¿Pero qué es exactamente BITCOIN? Para reforzar su concepto, se puede definir a la misma como una moneda digital, un protocolo, un software que permite transacciones instantáneas entre pares, pagos en todo el mundo y bajas o nulas tasas de tramitación, entre tantas otras cosas. BITCOIN es, además, una de las primeras implementaciones del concepto de criptomoneda (divisa virtual de carácter cifrado), y sin duda la más exitosa hasta la fecha, ya que se diferencia de las demás en tener un carácter descentralizado que permite la independencia de cualquier servidor central para realizar las transacciones. Esto no es posible con otras divisas virtuales, o con divisas reales que sí son controladas por organismos oficiales que cumplen dicha función. Así, esta moneda digital se convierte en una forma de dinero electrónico imposible de monopolizar, irrastreable y que les permite a sus dueños mantenerse anónimos.

El funcionamiento de las BITCOINS suele ser algo confuso, pero para nada imposible de comprender. Como nuevo usuario, primero solo se necesita elegir una “cartera” que se debe instalar en la computadora o el teléfono móvil. Una cartera Bitcoin es lo que permite hacer transacciones con el resto del mundo, lo que le otorga al usuario la propiedad de las direcciones Bitcoin que podrá usar para recibir monedas de otros usuarios y para mandarlas de allí en adelante. Funciona como un correo electrónico: se pueden recibir BITCOINS al estar desconectado y las carteras son compatibles las unas con las otras. Entonces, una vez que la cartera se instaló, generará una primera dirección Bitcoin y se podrán crear más cada vez que sea necesario. Se puede revelar una de las direcciones Bitcoin a amigos para que puedan pagar o viceversa, ya que se puede pagar a amigos si tienen sus propias direcciones. Para usar BITCOIN no es necesario entender los detalles técnicos, con algunos conceptos básicos bastará. Otro de ellos es la “cadena de bloques”, una lista colectiva de todas las transacciones conocidas y por ende, confirmadas, sin excepción. De esta manera, se puede verificar que las nuevas transacciones estén usando BITCOINS que son realmente propiedad del que las gasta. La integridad y el orden cronológico de la cadena de bloques están asegurados con criptografía. Otro término elemental es el de las “transacciones”. Una transacción es una transferencia de valor entre direcciones Bitcoin que se incluye en la cadena de bloques. Las carteras Bitcoin mantienen una porción de datos secreta, llamada “llave privada”, para cada dirección Bitcoin. Las llaves privadas se utilizan para firmar transacciones, otorgando así una prueba matemática de que provienen del propietario de las direcciones. La “firma” también evita que la transacción sea alterada por alguien una vez emitida. Luego, todas las transacciones son transmitidas entre los usuarios y confirmadas por la red en unos minutos, a través de un proceso denominado “minería”. Este sistema de consenso distribuido se utiliza para confirmar transacciones en espera incluyéndolas en la cadena de bloques. Asegura así un orden cronológico en la cadena de bloques, protege la neutralidad de la red y permite que diferentes computadoras acuerden en el estado del sistema. Si se confirman las transacciones, deben agruparse en un bloque que se ajuste a las muy estrictas normas criptográficas que se verificarán con la red. Estas reglas evitan la modificación de cualquier bloque anterior, ya que hacerlo invalidaría todos los bloques siguientes. La minería también crea el equivalente de una lotería que evita que cualquier individuo agregue bloques nuevos consecutivamente a la cadena de bloques. De esta manera, ningún individuo puede controlar qué es lo que se incluye en la cadena de bloques o reemplazar partes de la cadena de bloques para revertir sus propios gastos.

Por el momento, las BITCONS, además de permitir transferencias de unas cuentas a otras, son utilizadas por grandes y medianas empresas para pagar sus servicios. Sin embargo, se está evaluando la posibilidad de extender su utilización mediante sus propios cajeros automáticos virtuales. Es que sus beneficios están a la vista. Su ventaja clave, como se mencionó anteriormente, es su diseño persona a persona. La única función de la organización emisora es otorgar al cliente el software y el mercado en línea donde las BITCOINS se puedan cambiar por otras divisas. En pocas palabras, no juega ningún papel en la creación del suministro de dinero. Gracias a ello, las empresas y los consumidores pueden diversificar sus métodos de pago, lo que los hace más independiente del control del monopolio bancario o del gobierno (se evita la manipulación del valor de las BITCOINS). Este sistema también deja en evidencia el hecho de que un mercado libre para divisas ya existe a pesar de la hostilidad por parte de los reguladores. Sin embargo, la legislación actual, permite todo tipo de unidades.

A pesar de estas ventajas, el surgimiento de posibles desventajas es una realidad a tener en cuenta. Una de ellas es que la BITCOIN se diseñó para desempeñarse como el oro, por lo que podría resultar deflacionaria y cara. Por ello y por otras razones, como su relación con el tráfico de drogas, las entidades de cambio que la gestionan y las posibles consecuencias de su aceptación generalizada, se la está cuestionando por parte de varios organismos oficiales y paraoficiales.

En conclusión, la BITCOIN es un proyecto que todavía está a prueba y que con el tiempo se verá si el mismo deberá adaptarse a la economía global o si sucederá lo opuesto. Un detalle no menor: incluso sus propios desarrolladores recomiendan ser cautos y tratarlo como software experimental.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.