Blue Chips

En los casinos las fichas que mayor valor tienen son las azules, las "blue chips". Y más o menos en este sentido se ha transferido este término de los juegos de casino a la jerga bursátil. En efecto, fue durante la década de los años 20 del siglo pasado, cuando Oliver Gingold comenzó a emplear la expresión "blue chip" para referirse a toda empresa que cuentan con una gran liquidez y un alto valor de capitalización bursátil. Las acciones de este tipo de empresas tienen una muy baja volatilidad.

Como casi todo en los mercados bursátiles, la conveniencia o no de las inversiones en blue chips dependen de la filosofía de cada inversor en particular. En efecto, por un lado se trata de empresas consolidadas y estables y capaces de hacer frente a los vendavales bursátiles. Su estado financiero es óptimo y las calificadoras de riesgo las puntúan con notas excelentes. Esto hace que la inversión en blue chips sea segura o de bajo riesgo. A medio y largo plazo las blue chips suponen una opción muy interesante.

La seguridad que conlleva la inversión en blue chips suele ser más evidente en épocas de crisis financiera. En estos momentos, son la excepción en el mercado de valores. De este modo, aunque desde una perspectiva global las bolsas de valores caen en picado, estas empresas se mantienen a flote, evolucionando favorablemente en muchas ocasiones. Tanto es así que la mayoría de ellas suelen establecer el pago de dividendos de forma regular, incluso cuando la situación de la empresa es desfavorable.

Por otra parte, para aquellos inversores cortoplacistas y amantes del riesgo, los que hacen sus inversiones guiados por rumores que han oído y otras fuentes de información exprés, las blue chips no son la inversión más adecuada.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.