Capitalización de intereses, anatocismo o interés compuesto

ANATOCISMO, de la manera más universal, se delimita como “ el cobro de intereses de plazo sobre intereses de plazo ya vencidos y no pagados a afecto de causar nuevos intereses de plazo”[Interés Compuesto], con lo5 que, siendo prácticos, de manera hipotética, ejemplaricemos  un evento que bien podría ser de la vida del agio cotidiano: si tomáramos un crédito de $ 500.000 a un mes con una tasa de interés de plazo de $ 25.000 (5%), si no se cancela al finalizar ese mes, entonces ya deberemos $ 525.000 de capital, de tal forma que de no cancelarse, un nuevo el interés de plazo se calculará sobre este nuevo capital, generando para el siguiente mes con la misma tasa, un interés de plazo de $ 26.250,oo, que si no se cancela, se deberá entonces un nuevo capital de $ 551.250,oo y asi sucesivamente continuaría incrementándose mes a mes.

Muchas veces, tanto desde la academia, la consulta profesional, el ejercicio del litigio, como la mayormente significativa óptica del ciudadano corriente se  inquiere sobre la legalidad del anatocismo, toda vez que al tiempo que si bien es cierto el Artículo 2235 del Código Civil lo prohíbe, no es menos cierto que el Artículo 886 del Código de Comercio, el Artículo 64 de la Ley 45 de 1990 y el Artículo 121 del Decreto 663 de 1993 lo permiten.

Bastante se ha divagado entre intrincadas y no menos validas pero difusas tesis filosófico jurídicas, sociales, económicas y financieras que extremistamente han propendido desde su inexequibilidad hasta constituir la panacea univoca para el equilibrio de las relaciones derivadas entre el capital prestado, y el rédito frente  el mayor o menor plazo de retorno frente a las variables del valor adquisitivo de la moneda, para concluir en la media relatividad que no va lo uno ni lo otro; es constitucional y no es absolutamente necesario, por lo que al ser un fenómeno elástico respondiente en mayor o menor medida a las necesidades de mercado en un momento determinado, su verdadera valoración ha de juzgarse de manera individual y concreta de acuerdo con  cada caso en particular, tal lo determinó la Corte Constitucional en la Sentencia C-364 del año 2000 [http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2000/c-364-00.htm].

En este entendido, es primordial tener de presente que no es similar la perspectiva de  una obligación dineraria entre particulares que la de una entre un particular y una entidad financiera [bancos, corporaciones financieras, compañías de financiamiento comercial,  organismos cooperativos de grado superior de carácter financiero], o una de naturaleza comercial, con lo que,  bajo esta dinámica, exploraremos las ya significadas referencias legales.

El Artículo 2235 del Código Civil, tajantemente dispone:

“Se prohíbe estipular intereses de intereses.”

Al tiempo, el Artículo 886 del Código de Comercio, de la misma forma, reglamenta: 

“ Los intereses pendientes no producirán intereses sino desde la fecha de la demanda judicial del acreedor, o por acuerdo posterior al vencimiento, siempre que en uno y otro caso se trate de intereses debidos con un año de anterioridad, por lo menos.”

Correlativamente, el Artículo 64 de la Ley 45 de 1990, por la cual se expiden normas en materia de regulación financiera, dispone:

“…Aplicación de las normas sobre límites a los intereses. Para los efectos del artículo 884 del Código de Comercio, en las obligaciones pactadas en unidades de poder adquisitivo constante (UPAC) o respecto de las cuales se estipule cualquier otra cláusula de reajuste, la corrección monetaria o el correspondiente reajuste computará como interés. En cualquier sistema de interés compuesto o de capitalización de intereses se aplicarán los límites previstos en el mencionado artículo. Sin embargo, dichos límites no se tendrán en cuenta cuando se trate de títulos emitidos en serie o en masa, cuyo rendimiento esté vinculado a las utilidades del emisor. 

Parágrafo primero. En operaciones de largo plazo los establecimientos de crédito podrán utilizar sistemas de pago que contemplen la capitalización de intereses, de conformidad con las reglamentaciones que para el efecto expida la Junta Monetaria. 

Parágrafo segundo. Toda tasa de interés legal o convencional en la cual no se indique una periodicidad de pago determinada se entenderá expresada en términos de interés efectivo anual…”

A su vez el Artículo 121 del Decreto 663 de 1993, Estatuto Orgánico del Sistema Financiero, precisa: 

“1. Capitalización de intereses en operaciones de largo plazo. En operaciones de largo plazo los establecimientos de crédito podrán utilizar sistemas de pago que contemplen la capitalización de intereses, de conformidad con las reglamentaciones que para el efecto expida el Gobierno Nacional. 

2. Sistemas de pago alternativos para créditos de mediano y largo plazo. Las entidades que concedan créditos de mediano o largo plazo denominados en moneda legal deberán ofrecer a los usuarios sistemas de pagos alternativos con las siguientes características: 

a. Un sistema de créditos que contemple en cada año el pago total de los intereses causados en el período, o 

b. Un sistema que ofrezca como beneficio para el deudor programas de amortización que contemplen la capitalización de intereses conforme al artículo 886 del Código de Comercio y de acuerdo con las condiciones que para el efecto establezca el Gobierno Nacional.  

La Superintendencia Bancaria vigilará el cumplimiento de la presente norma de tal manera que las entidades que otorguen créditos de mediano y largo plazo ofrezcan, a elección de los usuarios, los sistemas establecidos en este numeral. 

3. Límites a los intereses. De conformidad con el artículo 64 de la Ley 45 de 1990 y para los efectos del artículo 884 del Código de Comercio, en las obligaciones pactadas en unidades de poder adquisitivo constante (UPAC) o respecto de las cuales se estipule cualquier otra cláusula de reajuste, la corrección monetaria o el correspondiente reajuste computará como interés. 

En cualquier sistema de interés compuesto o de capitalización de intereses se aplicarán los límites previstos en el mencionado artículo. Sin embargo, dichos límites no se tendrán en cuenta cuando se trate de títulos emitidos en serie o en masa, cuyo rendimiento esté vinculado a las utilidades del emisor. 

PARAGRAFO. Toda tasa de interés legal o convencional en la cual no se indique una periodicidad de pago determinada se entenderá expresada en términos de interés efectivo anual.” 

Sin mayor esfuerzo comprendemos que la prohibición es de naturaleza civil, en tanto la permisión es tanto de naturaleza comercial, como financiera…

¿Y entonces…?

Es preciso acotar que, en 1971, Colombia poniéndose a tono con la normatividad mundial, a través de la expedición del Código de Comercio, establece modernas y revolucionarias pautas para regularizar diferencialmente  las relaciones de negocios entre las personas comunes y las de aquellas, o con aquellas dedicadas a la actividad comercial o financiera.

De esta forma, la regulación de los negocios exclusivos entre no comerciantes o de comerciantes que ejecutan negocios civiles [por ejemplo, arrendamiento de vivienda urbana de la Ley 820 de 2003] quedan regidas por el Código Civil de 1887; los  surgidos entre no comerciantes y comerciantes, asi como para los cumplidos entre comerciantes propiamente dichos, son regulados por el Código de Comercio, y excepcionalmente, los ejecutados por cualquier persona con el sector financiero, reglados por la Ley 45 de 1990 y el Decreto 663 de 1993.

De esta forma, una primera conclusión, es la de que el anatocismo está absolutamente prohibido en las relaciones civiles, esto es, en los negocios entre no comerciantes, que incluyen definitivamente, los préstamos de dinero del agio, del gota gota a los que por absoluta necesidad y único recurso apela resignadamente un sinnúmero de personas que no tienen acceso al sector financiero.

Una segunda conclusión, es la que el anatocismo está permitido en lasrelaciones comerciales, solamente en dos casos:

a)    una vez se inicie la acción judicial de cobro desde la fecha de presentación de la demanda, o

b)    por acuerdo posterior al vencimiento de la obligación,

siempre y cuando los intereses de plazo a capitalizar, se deban por lo menos con un año de anterioridad a la fecha de presentación de la demanda o del vencimiento de la obligación.

A manera de tercera y última conclusión, el anatocismo está permitido en la operaciones financieras, no dentro de la dinámica del Artículo 886 sino técnicamente dentro de los límites del Artículo 884 del Código de Comercio y de conformidad con las reglamentaciones que expida la Junta Monetaria del Banco de La República, para los créditos financieros de consumo, libre inversión o destinación específica que supongan proyecciones en el tiempo a mediano y largo plazo orientados a cualquier actividad o destinación, diferente de la adquisición de vivienda y algunas muy específicas para el fomento a la pequeña o mediana industria en la ciudad y en el campo.

Es de precisar que las regulaciones propias de la Junta Monetaria del Banco de la República certificadas por la Superintendencia Financiera emplazadas a estos efectos de financiación a mediano y largo plazo han mantenido aun hoy a pesar del descalabro del sistema UPAC en 1998-1999, a la Tasa DTF [Depósitos a Termino Fijo] por encima de cualquier otra [TIB(Tasa interbancaria), TBS(Tasa básica de la superintendencia bancaria), TCC (Tasa de captación de las corporaciones financieras)], como referente propio para estas operaciones.

Para nadie es un secreto que los créditos pactados en tasa DTF, al irradiar intereses capitalizados que vuelven a generar intereses, generan la desagradable sensación cierta que, por ejemplo, de cada mil pesos cancelados en las primeras quince cuotas de un crédito a setenta y dos, solamente cincuenta se aplican al capital, en tanto la diferencia aplica a Intereses del Plazo, por lo que se requiere de un fuerte apalancamiento de sostenibilidad que al no ser aun el común entre los deudores del sector financiero ha propiciado, como un incipiente retorno a las épocas de la declaratoria de emergencia económica de 1999, un considerable incremento en el volumen de cartera de lento, difícil y dudoso recaudo que colateralmente propicia un incremento en la misma tasa DTF para créditos futuros, o lo que es igual, un mayor encarecimiento del crédito.

A este punto,  a manera de corolario, es del caso traer la célebre pregunta que la Corte Constitucional formulara a la Asociación Bancaria en 1999 cuando analizaba las formas de amortización de los créditos de vivienda a 15 años otorgados en UPAC cuando se hacía realidad  la debacle  de los colombianos del común que no podríamos pagarlos, ni aun proyectados en ese entonces a  estos días:

“¿Cuál es el motivo de la desproporción entre lo que se amortiza el capital en pesos y lo que se desembolsa por concepto de intereses en cada cuota ?”

Respuesta: 

“ La aparente desproporción entre lo que se amortiza en capital en pesos, radica en el desconocimiento del sistema de capitalización de intereses. Como el valor de la primera cuota no se alcanza a cubrir ni siquiera el costo financiero, y por ende el faltante debe agregarse al saldo anterior, lo que implica una capitalización del interés y un aumento del capital adeudado. Esta situación es común a la mayoría de los sistemas de amortización, como el de Upac, donde en las primeras cuotas, o en los primeros años de vida del crédito, es mayor la participación de recursos destinados al pago de interés que al de capital. 

La capitalización de intereses, permite que los ingresos requeridos para acceder a un crédito sean menores; sin embargo, esto supone unas cuotas crecientes en pesos, con un saldo creciente del capital en pesos, durante el plazo de la deuda"

Para finalizar, solo a manera de información, transcribo la siguiente valoración técnica de la Tasa DTF, tomado de http://www.corfivalle.com:

“…La tasa DTF es el resultado de promediar la tasa de captación a 90 días a través de Certificados de Depósito a Término (CDT´s) de todos los intermediarios financieros, ponderado por el monto captado. A partir de la información que todos los intermediarios financieros envían diariamente a la Superintendencia Bancaria sobre sus captaciones, el Banco de la República realiza el cálculo con las captaciones a 90 días e informa el valor de la DTF al mercado. 

Las entidades cuyas captaciones entran en el cálculo son bancos, corporaciones financieras, corporaciones de ahorro y vivienda y compañías de financiamiento comercial. Las entidades cuyas captaciones entran en el cálculo son bancos, corporaciones financieras, corporaciones de ahorro y vivienda y compañías de financiamiento comercial. 

El periodo de vigencia de la DTF es de una semana, y para su cálculo se toman las operaciones ocurridas desde el viernes de una semana hasta el jueves de la semana siguiente, de forma que el viernes siguiente el Banco de la República da a conocer la DTF que estará vigente del lunes al domingo próximos…”

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. AMPARO VEGA ARIAS dice:

    Entonces que se hace con respecto al cobro de intereses sobre intereses. Sí me prestaron 10 millones, sin intereses (verbal). no pude pagar capital sino cinco años después. Ahora el prestamista (amiguísima) me cobra 12 millones de interés sin haberlos pactado. Me hostiga continuamente hasta hacerme firmar letra de cambio en blanco, con un interés del 3%. Ahora resulto demandada. Está cometiendo usura al escribir 3% en la letra de cambio? además en la demanda me cobra también interés de mora. Qué debo hacer? Puedo denunciar penalmente esta situación? Qué puede pasar con ese valor que ella dice en la demanda que es por intereses adeudados?. gracias.

    • Fernando Calderón Olaya dice:

      Si "escribió" después de firmada la letra, comete Falsedad Ideológica en Documento Privado. Le sugerimos asesorarse de un Abogado experto y especializado en derecho comercial y procesal, ya que las oportunidades y forma de defenderse son muy cortas y exactas.-

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.