Categorización: Ejercicio de profesión liberal que requiera la contratación de secretaria, auxiliares u otros profesionales

El pasado mes de noviembre de 2014, mediante concepto N° 64367, la Administración Tributaria precisa que tratándose del ejercicio de profesiones liberales, en las cuales la persona natural requiera de “secretaria, auxiliares u otros profesionales”, tal contribuyente podrá clasificarse en la categoría empleados.

Para efecto de la expuesta posición, la Entidad se remitió a lo indicado en el concepto 885 de julio de 2014 en el entendido que el “mencionado oficio al interpretar el citado artículo 329 ibídem y su correspondiente reglamentación planteó dentro de los criterios para pertenecer a dicha categoría que:

El 80% o más de sus ingresos brutos provienen de una profesión liberal ejercida mediante una relación laboral, legal, contractual o de cualquier naturaleza independientemente de su denominación”.

Hace denotar, entonces, la DIAN que el sólo ejercicio de la profesional liberal (y en cumplimiento del tope 80% de ingresos) basta para que la persona natural sea clasificada en la categoría empleados; y así por tanto, el requerir de “secretaria, auxiliares u otros profesionales” no desvirtúa esa categoría del contribuyente que ejerce la profesión liberal.

De otro lado, bien se podría de inferir que el cuestionamiento formulado a la Administración, en cuanto a la posibilidad de una persona natural (que ejerce su profesión liberal valiéndose de “secretaria, auxiliares u otros profesionales”) de acogerse a la categoría empleados, se sustenta en el concepto de “cuenta y riesgo propio” contenido en el artículo 1 del decreto 3032 de 2013, el cual en principio define esa condición tributaria respecto de la “prestación de servicios personales”.

Así las cosas, pudiese ser que para el consultante el hecho de involucrar “secretaria, auxiliares u otros profesionales”, llevaría a colegir que la persona natural que, en ejercicio de su profesión liberal, necesitaré de la colaboración de los terceros mencionados, no podría quedar inmersa en la acepción de “prestación de servicios personales”, y consecuentemente quedaría impedida para acogerse a la categoría empleados.

No obstante, y en complemento de lo señalado por la doctrina oficial, es de recordar que el reglamentado concepto de “cuenta y riesgo propio”, no sólo se encuentra dado para la “prestación de servicios personales”, sino también para la realización de actividades económicas “distintas a la prestación de servicios personales”.

En ese orden, y en concordancia con el requisito de “cuenta y riesgo propio”, la persona natural que ejerza una profesión liberal (independientemente que requiera o no el valerse de terceros), podrá pertenecer a la categoría empleados previo el cumplimiento de las demás exigencias de que tratan el decreto 3032 de 2013 y el concepto 885 de julio de 2014; y siendo así las cosas, se llegaría a la misma conclusión de categorización indicada por la DIAN en el mencionado concepto   64367 de noviembre de 2014.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.