NIC 36. Deterioro de Activos (VI). Registro contable de las pérdidas por Deterioro del Valor

Una vez que la empresa reconoce un activo en su balance, éste figurará a su valor neto contable, salvo que se vea modificado por causas internas o externas que afecten al mismo. Cuando el valor recuperable del activo es superior al contable neto,

NIC 8. Impracticabilidad de una aplicación retroactiva

Siempre que exista un cambio en una política contable, es necesario que la nueva política se aplique retroactivamente[1], o si existe un error contable, es necesario que se realice una reexpresión retroactiva de la información; sin embargo NIC 8 establece una limitación a la aplicación retroactiva[2] o a la reexpresión retroactiva[3].

NIC 36. Deterioro de Activos (V). Determinación del Valor Recuperable: Determinación del valor de uso

La determinación del valor de uso de un activo implica la estimación de flujos libres de tesorería a lo largo de la vida del activo en gestión continuada, hasta su enajenación, así como su actualización mediante la aplicación de una tasa de descuento adecuada para esos flujos.

NIC 8. Cambios en las estimaciones contables

Una estimación contable tiene que ver con información disponible utilizada por parte de la entidad al momento de considerar un criterio de medición inicial o medición posterior de un elemento de los estados financieros.

Las estimaciones contables tienen que ver con los siguientes ejemplos[1]:

  • Calculo del deterioro de cuentas por cobrar por dudosa recuperación
  • Obsolescencia de los inventarios
  • Valor neto de realización de los inventarios
  • Valor razonable de instrumentos financieros
  • Valor del pasivo por provisiones de garantías concedidas
  • Valor del pasivo por provisiones de un litigio o demanda en contra de la entidad
  • Vida útil de los elementos de PPYE e intangibles de la entidad
  • Valor residual de un elemento de PPYE o de intangibles
  • Método de depreciación de un elemento de PPYE o de un intangible
  • Valor del pasivo por la obligación de desmantelar un activo,

NIC 36. Deterioro de Activos (IV). Determinación del Valor Recuperable: Determinación del valor razonable

La NIC 36 diferencia entre dos tipos de importe recuperable: el valor razonable menos los costos de venta y el valor de usos.

La determinación de un posible deterioro de valor en un activo está influida por cómo se ha realizado el cálculo de su valor razonable y por qué importe figura contabilizado.

NIC 8. Aplicación retroactiva abrimos contabilidad o solo abrimos reportes, esa es la cuestión

Aplicación retroactiva[1], consiste en aplicar una nueva política contable como si esta se hubiera aplicado siempre. Es decir el efecto financiero por cambiar de política contable puede afectar resultados de periodos anteriores, resultados de periodos futuros o ambos.

NIC 36. Deterioro de Activos (III). Identificación de los activos que pueden haber deteriorado su valor

Dado que la NIC 36 tiene como objetivo garantizar que los activos de la empresa no esté contabilizados por un importe superior a su importe recuperable, se hace necesario conocer dicho valor de forma continuada en el tiempo, para saber hasta qué punto se puede decir que el activo está deteriorado.

NIC 8. Errores contables

Los errores contables, de conformidad con las NIIF, corresponden a omisiones o inexactitudes en los estados financieros de una entidad con relación a uno o más periodos anteriores, sobre los cuales la información estaba disponible para esos periodos y la entidad realizando un esfuerzo razonable la hubiese conseguido y habría tenido en cuenta,

NIC 36. Deterioro de activos (II). Contexto del marco conceptual

El Marco Conceptual del IASB trata entre otras cuestiones: “la definición, reconocimiento y valoración de los elementos que constituyen los estados financieros” con propósitos generales.

Dicho reconocimiento se realiza sobre la base de las hipótesis fundamentales y las características cualitativas de los estados financieros,

NIC 36. Deterioro de Activos (I). Introducción

De todos es conocido el hecho de que los bienes, una vez contabilizados por las empresas, se ven sometidos a vaivenes de su valor por muy diversas circunstancias, haciendo que éste se incremente o reduzca.

Los sistemas contables están relativamente bien preparados para dar respuesta a estos cambios dentro del marco regulador en donde actúa la empresa.