Clases de acción cambiaria

La acción cambiaria, ya delimitada como la facultad de promover un proceso ejecutivo para hacer efectivo el derecho dinerario incorporado en un documento representativo de mercaderías o dinero, se encuentra especificada según los Artículos 781 a 783 del C. de Co., en Acción Cambiaria directa y Acción Cambiaria de regreso.

Es directa, cuando la Acción Cambiaria se dirige contra el girados(s) o aceptante (s) de la orden de pago [Carlos Martínez, María López, y Oscar Ponce, en el ejemplo], o sus avalistas, quienes aunque no se determinan en el Código de Comercio, son aquellos que, sin ser obligados principales, como tampoco de segundo o de tercer grado, si concurren con su firma a manera de garantes de las obligaciones de estos, teniéndose que, cualquier firma impuesta en un titulo valor a la que no se le pueda dar algún significado especial o diferente, será tenida como de avalista.

Siendo, de regreso, cuando la Acción Cambiaria se dirige contra cualesquier otro obligado, bien en virtud de transferencia del titulo valor, esto es, frente a un avalista, un endosante, o el mismo girador; o, bien, cuando la encausa un obligado de tercer o de segundo grado que hubiese pagado al girador, frente a un coobligado antes suyo, esto es,  siempre siguiendo el ejemplo indicado, de Oscar Ponce [obligado de tercer grado] frente a María López [obligado de segundo grado] y Carlos Martínez [obligado principal], o, de María López [obligado de segundo grado] frente a  Carlos Martínez [obligado principal], pero nunca de María López [obligado de segundo grado] frente a  Oscar Ponce [obligado de tercer grado].

Es el momento de precisar que intratándose del cheque, al ser este considerado no como un instrumento de crédito, sino como un medio de pago, al tiempo que la relación banco-cuenta correntista, se basa en un contrato comercial de naturaleza especial bajo rígidos preceptos que no pueden ser implementados o modificados por los contratantes, se tiene que los intervinientes se denominan referentemente,  librado para el banco y girador para el cuentacorrentista, con lo que, al momento del giro de un cheque en virtud de esa especial relación contractual, en primera instancia, no es el librado el obligado a pagarlo, sino que este, simplemente obra, como mero receptor de una orden del girador en la medida que es contra el dinero del girador depositado en la cuenta corriente, que deberá el librado pagar el cheque a quien lo presenta. Siendo esta la razón, por la cual, la acción cambiaria siempre se ejercitará de manera directa contra el girador, sin que sea posible ejercerse de manera alguna contra el librado. 

Continúa…

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.