Copropiedad me está cobrando multas por la tenencia de mi mascota. Contextualización

Hemos recibido tanto en nuestro link especializado, como directamente, la reiterada consulta en cuanto que "Administraciones" de unidades de vivienda sometidas a propiedad horizontal, como si no tuvieran nada más como justificar su designación y mostrar gestión, se han dado a la tarea de perseguir inquisitorialmente a los copropietarios y arrendatarios poseedores de mascotas llevando a efecto la imposición de multas "aprobadas" por la Asamblea de Copropietarios algunas veces, y otras, extensivas de facultades del Manual de Convivencia.

Existen copropietarios desconsiderados que no recogen los desechos de sus mascotas, que las pasean sin traílla y collar, que no controlan sus ladridos, entre otras, aspectos que no retomaremos ya que hemos tratado ampliamente en nuestro link citado que invitamos a consultar.

Nos comentan nuestros amables visitantes que ha sido tal la enjundia de estas "Administraciones" que por arte de magia, de manera objetiva -como decimos los abogados- de plano, cargan dichas sanciones, como en los servicios públicos, a los recibos de  expensas de administración de tal forma que no se puedan desagregar individualmente los conceptos, constriñendo en la practica al copropietario al "paga o paga" sopena de entrar en mora de la expensa u expensas correspondientes.

Para nuestra sorpresa y estupefacción, en la consulta privada,   tuvimos el extremo caso, de un copropietario requerido judicialmente para el pago de esta penalidad, circunstancia que en su oportunidad se reversó solo vía acción de tutela.

Así las cosas, consideramos oportuno abrir este editorial en tres partes, siendo esta la primera de ellas, para tratar de manera general, exclusivamente las dos circunstancias en comento ya que corresponden con el diario vivir, aciagamente generante de tensiones en las relaciones de vecindad que precisamente las "Administraciones" son las primeras llamadas en propender pero que con posturas de pedante omnipotencia, están proveyendo por el efecto contrario.

Obviamente reconocemos como la inmensa mayoría de las Administraciones de la Copropiedad son desempeñadas exitosamente por dignas personas, hombres y mujeres de distintas profesiones, interdisciplinariamente CAPACITADOS no solo en la Ley 675 de 2001, sino en relaciones humanas con énfasis en manejo y resolución de conflictos,  que razonan, entienden, comprenden y ejecutan su función desde la óptica natural que la inspira: administrar lo ajeno con proyección de progreso, sin contraponerse con postura de señor y dueño, llevando los procedimientos de convivencia dentro de las líneas de respeto y garantía de los derechos constitucionales de unos y otros, hasta el punto que, cuando las situaciones se salen de control, recurren como debe ser, a las Autoridades de Policía para el tratamiento, escucha y sanción o exoneración de los presuntos transgresores.

Con esa distancia reconocida y salvada, es menester sentar una vez más que un Administrador de Propiedad Horizontal, como un administrador o un gerente de una sociedad, no es más que un mero empleado de la misma, que se debe a sus copropietarios, como en esta se debe a sus accionistas, de tal forma que, sus facultades y limitaciones oscilan en la fina línea de la subordinación a los principios generales y las soluciones especificas, pero siempre en la convicción de rendir cuentas a sus jefes.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.