Inicio » . » (27 / 03 / 2009 )

Colombia debería aprovechar la violación a la propiedad privada de nuestros vecinos

Colombia debería sacar provecho de la evidente violación al derecho a la propiedad privada que se vive en Venezuela y por ahora tímidamente en Ecuador.

La propiedad privada se encuentra seriamente amenazada en estos países, sobre todo en Venezuela, donde el estado mediante expropiaciones, confiscaciones y nacionalizaciones, está despojando de sus bienes a grandes empresarios y hasta multinacionales.

Esta realidad debería ser aprovechada por el gobierno colombiano para incentivar a los empresarios venezolanos y ecuatorianos a que inviertan en Colombia, a que trasladen sus capitales a nuestro país antes de que les sean expropiados.

Afortunadamente Colombia históricamente ha demostrado un gran respeto por la propiedad privada lo que ha dado confianza a inversionistas extranjeros, confianza que ahora se debería aprovechar para tratar de captar millonarios recursos provenientes de nuestros vecinos, recursos que bastante necesitamos.

El 2009 pinta como un año difícil en el que muy poca gente está dispuesta a invertir, y la política económica de nuestros vecinos nos está brindando una gran oportunidad para llamar capitales, esos capitales que suelen huir de un país que no respeta la propiedad privada, oportunidad que no deberíamos dejar pasar.

El gobierno podría fácilmente implementar algunas estrategias y políticas encaminadas a conseguir que los empresarios vecinos vean en Colombia una gran oportunidad, oportunidad no sólo de resguardar su capital, sino de hacerlo crecer como suele suceder a quien decide invertir en nuestro país.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.