Comentarios a la propuesta de permanencia del 4 X 1000

Nueve meses lleva en operación la reforma tributaria y aun no apreciamos en el quehacer diario las tan anunciadas “bondades” que traía consigo. Por el contrario, ha quedado más que claro, la falta de un cuerpo elite dentro del gobierno que determine el rumbo tributario del país a largo plazo,  el ex ministro de hacienda dejó claras instrucciones para crear un viceministerio de ingresos como existe en México, entonces ¿Qué ha pasado con eso? Pues es inadmisible insistir en que los asesores externos determinen políticas fiscales en Colombia.

No sorprenden entonces, que a la fecha, muchos agentes de retención NO tengan claro como practicar la retención en la fuente a las personas naturales, peor aún, no tienen claro como verificar los aportes de los independientes mencionados en el artículo 3 del decreto 1070 de 2013. Pero, los negocios deben seguir su curso y cada quien mirará como poner en practica la normas holgadamente redactadas.

Ahora bien, ante la necesidad de recursos para  apaciguar  la primavera de protestas sociales que vive el país, ha surgido la idea de no desmontar el 4X1000, apelando al método SABAS, que como dice el doctor HERNAN ALBERTO GONZALEZ PARADA, consiste en dar ideas estúpidas a problemas trascendentales. Pretende el gobierno entonces que ya no sea el lejano 2018 el fin del GMF, sino que sigamos cargando con la mala copia del tobin tax.

Pues bien, desechemos esa idea de plano y miremos las opciones,  propongo  tres alternativas para obtener recursos, todas perfectamente válidas y que no van en contravía del desarrollo del país.

La primera propuesta consiste en la implementación de un impuesto a los dividendos del 5%, claramente fue un error no gravarlos en la reforma tributaria pero aún se puede remediar el asunto, la mis ANIF en un estudio realizado por Sergio Clavijo reconoció que debieron gravarse los dividendos en la reforma tributaria. Dentro de esta propuesta también se puede incluir una corrección al método de determinación de los dividendos no gravados, permitiendo que él CREE disminuya el moto máximo a ser distribuido como no gravado.

La segunda propuesta consiste en eliminar los privilegios tributarios sectorizados, como es el caso  de la utilidad en la enajenación de bienes enajenados con fines de utilidad publica, la renta exenta de los hoteles, así como la utilidad en venta de acciones inscritas en bolsa  considerada como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional. En total solo la rentas exentas en el año 2012 le representaron al país un costo fiscal  equivalente al 3.4% del PIB según informes de la Dian. Entonces ¿será que si eliminamos algunas rentas exentas y algunos ingresos no Constitutivos de renta ni ganancia ocasional podremos obtener recursos para superar las vicisitudes en vez de perpetuar el GMF? La respuesta es obvia.

Por último, y en vista del aumento de las tasas efectivas de tributación que  tendrán las personas naturales por la aplicación de impuestos “mínimos” y “alternativamente obligatorios”, sería prudente de una vez por todas implementar un sistema de impuestos planos para las empresas, así evitamos en primera instancia la evasión y en segunda medida los conflictos con la Dian al momento de fiscalizar las declaraciones privadas.

Un gran economista colombiano sugirió en días pasados un tasa de impuesto de renta similar a la de Irlanda situándola alrededor de 12.5% sin duda sería un dinamizador de inversión, pero lo cierto es que mientras la reglas no estén claras no es posible que la empresa privada se comprometa plenamente en aportar al estado, y por ende seguirán los mecanismo de elusión que la mayoría conoce pero que nadie denuncia.

Entonces Ministro, si la solución al conflicto es por recursos, le dejo estas tres propuestas, pero por favor, no permita que el GMF se inmortalicé en el ordenamiento tributario colombiano.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.