Comentarios al proyecto de decreto que define las categorías de las personas naturales II

Continuando con el análisis del proyecto de decreto encontramos lo siguiente:

En el artículo cuarto, se excluye para efectos de la determinación de la categoría de las personas naturales los conceptos de ganancias ocasionales los retiros de los aportes voluntarios a AFP y AFC. Inclusive señala que no se tendrá  en cuenta para la clasificación de la categoría, las rentas provenientes de enajenaciones de activos fijos poseídos por menos de dos (2) años.

El parágrafo del artículo cuarto, menciona la  situación particular de los pensionados, pues a estos el articulo 329 et dispone que no les aplica los capítulos de empleados y trabajadores por cuenta propia de la reforma tributaria, sino lo previsto en el numeral 5 del artículo 206 ibídem.

Ahora bien, esto es perfectamente válido si el pensionado vive única y exclusivamente de su pensión, pero en el caso de que el pensionado realice otras actividades podría ser catalogado como empleado o  trabajador por cuenta propia manteniendo la relación de prelación del 80% sobre estos últimos. Entonces, en el caso que el pensionado este obligado a liquidar el IMAN, este no contempla la detracción como renta exenta de la pensión, sin embargo bajo un entendimiento armónico el parágrafo permitiría este rubro como  detracción de la base de cálculo del IMAN.

En el artículo quinto simplemente se hace una decantación de las personas naturales que no pertenecen ni a la categoría de empleados ni a la categoría de trabajadores por cuenta propia  dejándolo dentro de un grupo denominado “contribuyentes de renta ordinaria”, situación que si ameritaba ser expuesta directamente por la ley 1607 de 2012.

En el artículo sexto, se adicionan dos conceptos más a reportar por parte de las personas naturales a los agentes de retención o pagadores. i) Que en el año inmediatamente anterior no desarrollo una actividad de trabajador por cuenta propia o habiéndola desarrollado esta no supero el 20% de sus ingresos brutos y ii) que en el año inmediatamente anterior no prestó servicios profesionales o técnicos que requirieran  de materiales o insumos especializados, o maquinaria o equipo especializado, cuyo costo represente más del veinticinco por ciento (25%).

Si bien el objetivo de esta medida es  aclarar la categoría a la cual pertenecen las personas naturales, sin lugar a dudas complica aún más la situación. En el año 2011 el gobierno expidió el decreto 3590  intentando algo similar, la medida consistía en que los contribuyente atestiguaran bajo la gravedad de juramente  su condición tributaria ante los agentes retenedores. Dicho decreto fue derogado y desde allí se puedo vislumbrar la dificultad de este tipo de medidas que delegan la facultad administrativa en los agentes retenedores del impuesto, pues en últimas es a ellos a quienes les compete aclarar la situación de los sujetos a retener.

La experiencia internacional, nos muestra en el caso específico del Perú, como las personas naturales solicitan la exoneración de la retención en la fuente ante la administración tributaria (Sunat) partiendo de una proyección individual del contribuyente respecto de sus ingresos. En Colombia seria sencillo de aplicar a través del muisca, creando una proyección de ingresos y quedando exonerados de la retención en la fuente  el sistema generaría un certificado que se adjuntaría a la cuenta de cobro o factura y como herramienta se podría consultar online la calidad de sujeto retenido al igual como se está realizando con él CREE.

En el artículo séptimo, aclara que la comparación que ha de realizarse, en el caso de los empleados, entre el sistema  ordinario y el   IMAN radica en los impuestos resultantes y no en las bases gravables. Adicionalmente, se incluye dentro del sistema ordinario para efectos de la comparación, las rentas liquidas especiales, las rentas de trabajo, las rentas gravables especiales  y por extensión las rentas brutas especiales.

Una particularidad sobre este artículo, es que pretende asimilar el sistema de renta presuntiva al sistema ordinario, contrariando  el objetivo principal de la ley en el sentido de sustituir la renta presuntiva por el IMAN y el IMAS en el caso de los empleados. Por ultimo en el parágrafo segundo incluye como excepción para efectos del cálculo del sistema ordinario las ganancias ocasionales y específicamente la generada por la inclusión de activos omitidos o pasivos inexistentes  ganancia ocasional creada en el artículo 163 de la ley 1607 de 2012.

En el artículo octavo, en  contraposición a lo expuesto en el artículo 330 del estatuto tributario, crea una progresividad en el IMAN para el caso de las persona naturales beneficiarias de la ley 1429 de 2010, si bien consideramos que esta aclaración necesaria, no es vía  decreto reglamentario como se deben esclarecer  estas situaciones jurídicas, pues  estas facultades constitucionalmente están dadas al congreso de la república y no al ministerio de hacienda.

Recordemos que este hecho, ya ocurrió en mayo del presente año, con la expedición del decreto 1070, el cual  dispuso que el 25% de “los pagos laborales” de que trata el numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario considerados como renta exenta, también es aplicable a las personas naturales catalogados como empleados aun cuando dichos pagos no provengan de una relación laboral, legal y reglamentaria. Sin lugar a dudas, este tipo de reglamentaciones  constituyen una flagrante violación a los principios  constitucionales del derecho tributario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.