Comercio electrónico y títulos valores electrónicos. Aproximación del Documento Electrónico

Partiendo de una  simple pero general definición, alejándonos de discusiones jurídicas, legales o filosóficas,  documento es "...cualquier objeto material capaz de dar testimonio de un hecho...".

Ahora, para la aplicación de esa definición general a nuestro tema en particular, tendremos que partir, de la base que,  ese objeto material capaz de dar testimonio de un hecho, en principio, deberá ser creado, emitido, almacenado, transmitido y exteriorizado con la intervención de una maquina [hardware] y un programa [software] - soporte técnico y soporte lógico-, a través de una línea de transmisión, de tal forma que, un documento electrónico, al ser un sistema binario integrado solamente por cadenas de ceros y unos "...no puede ser leído por el hombre sino a través de la actuación de una máquina que haga perceptible y comprensible la señal digital de que está constituido...", siendo ejemplos cotidianos de este origen maquinal y su transformación para entendimiento humano,  el recibo de pago que nos expide la registradora  en el supermercado,  el comprobante de retiro de dinero que nos imprime el cajero automático, el tiquete de lotería en la terminal de la droguería, el vaucher al pagar con tarjeta de crédito, así como el formulario de impuesto de vehículo que nos genera la pagina Web de la Secretaría de Hacienda, entre otros.

Apartándonos del romanticismo que nos pudiera estar generando el tema, y ya en los términos de la Ley 527 de 1999 o lo que es lo mismo,  de la Resolución 51/162 de la Asamblea General  de la Comisión de las Naciones Unidad para el Desarrollo Mercantil Internacional  de 16 de diciembre de 1996 en la aprobación de la Ley Modelo sobre Comercio Electrónico, un documento electrónico, no es más que un mensaje de datos, esto es, una "...información generada, enviada, recibida, almacenada y comunicada por medios electrónicos, ópticos o similares..." que siendo inmaterial e incorpórea en su origen,-descontando el sistema certificado de verificación de la identidad de su originador-, puede manifestarse físicamente en una representación de aquel, con la salvedad que, dicha representación no es el documento mismo.

Al fin de cuentas, un documento electrónico, para que sea reconocido y a su vez le sean reconocida plena capacidad de prueba, tendrá que exteriorizarse como testimonio material de un hecho, en los términos y condiciones de un documento tradicional o físico, tal y cual tuvo la Corte Constitucional oportunidad de considerarlo en la Sentencia C-831 de 8 de agosto de 2001, al determinar que, un documento electrónico guardará equivalencia a uno físico en papel, siempre y cuando el nivel de seguridad y certeza de aquel cumpla con los requisitos de autenticidad, integridad y rastreabilidad en la forma determinada en los Artículos 6 a 13 de la Ley 527 de 1999, esto es, para los efectos de los Artículos 251 a 285 del C. de P.C.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.