Comercio electrónico y títulos valores electrónicos. Teoría del título valor físico y la desmaterialización del electrónico

En principio, tal y cual lo hemos determinado en entregas anteriores, un titulo valor electrónico, equivaldría a un documento físico de la misma categoría, pero aquel, no sería en realidad, más que un mensaje de datos, esto es, al ser en su origen un código binario, como sistema de ceros y unos, existe únicamente en lenguaje de maquina, de tal forma que, así se ha venido entendiendo y aceptado, como su principal característica, el ser desmaterializado, que como concepto propio de las películas de ciencia ficción nos traslada, por lo menos, a Viaje a Las Estrellas, donde el Capitán Kirk junto al señor Spock, MacCoy y Sulu sus oficiales de tripulación, eran desmaterializados para ser tele transportados desde y hacia el Enterprise para luego una vez en su lugar de destino, recuperar su forma corpórea.

Guardada la proporción, nada menos analógico sucede en la Ley 527 de 1999, la Ley 964 de 2005, y el Decreto 3960 de 2010, concepto que nos lleva a enfrentar si es que no a romper, con el dogma natural de los principios originarios e intrínsecos de los títulos valores físicos, fruto de la evolución del Derecho durante quizás algo más de dos siglos y recogidos en el Código de Comercio les permite ser estos y no un papel común con significado diferente y si es viable su aplicabilidad a estos títulos valores "desmaterializados".

Recordemos que los títulos valores físicos, se reconocen de una parte,  comunes: el Cheque, como titulo de pago;  la Letra de Cambio, el Pagaré, y la Factura como títulos de contenido crediticio; y de otra parte, especiales:  el Certificado de Deposito, asi, la Carta de Porte y Conocimiento de Embarque, como títulos representativos de mercancías; el Bono de Prenda,  como título de contenido crediticio; y la Acción, como titulo de participación.

En la misma forma, los principios intrínsecos a los Títulos Valores físicos, igualmente reglados en el Código de Comercio, no son otros más que  la Literalidad [únicamente obliga lo que está escrito en el cuerpo del titulo], Incorporación [ el titulo valor representa un derecho patrimonial consignado en el], Autonomía [cada tenedor ejerce un derecho propio diferente del negocio que dio origen al titulo valor], Circulación [en principio, pueden transmitirse libremente de una persona a otra sin ninguna formalidad previa distinta al endoso], Legitimación y Exhibición del titulo [identificación del tenedor del titulo y exhibición de este al deudor para exigir su pago], Legalidad [el titulo valor debe reunir los requisitos legales para ser considerado como tal] e Indivisibilidad [el derecho patrimonial consignado en el título no se puede fraccionar], esto sin desconocer, sus dos requisitos formales por excelencia, la mención del derecho incorporado y la firma de quien lo crea.

En este orden, la primera gran batalla a librar por el Titulo Valor Desmaterializado radicaría en cumplir y convencer - al menos desde el punto de la teoría tradicional en tanto desarrolla una "propia"-, que con el principio de la Literalidad, garantiza el de Incorporación como consecuencia de aquel, asi como  el de Circulación mediante endoso,  permite el de la  Legitimación y Exhibición previo a su pago, insistiendo, no de forma corpórea, sino como meros códigos de unos y ceros o mensaje de datos.

Sin entrar a tomar partido por una u otra tesis, si centrémonos en  precisar las ventajas que eventualmente ofrecería un titulo valor electrónico, esto es, no olvidemos, desmaterializado, al menos en la forma como nos las presentan sus propugnantes:

  1. Eliminaría el riesgo de extravío, adulteración y/o falsificación en cuanto se conservan como mensaje de datos iguales al original en diversos archivos de deudor, acreedor, tercero, siendo cierto, certero y confiable su recuperación.
  2. Reduciría los costos fijos de emisión, custodia, pago y almacenamiento.
  3. Minimizaría los tiempos de transferencia, pago o devolución en cámara de compensación
  4. Agilizaría operaciones de descuento, factoraje y reporto, asi como las de emisión, colocación, transferencia y negociación reduciéndolas a simples anotaciones contables

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.