Cómo despojar a los campesinos de su tierra sin querer queriendo

Para nadie es un secreto que en zonas del país como el Chocó o el costa atlántica, los campesinos son asesinados o desplazados para robarles la tierra, tierra que según algunas investigaciones publicadas, hoy están en manos de políticos, empresas madereras o cultivadoras de palma, entre otras empresas agroindustriales, situación que no ha preocupado ni a la oposición, ni a las ONG que son tan dadas a “defender” los derechos de los desvalidos, pero aquellos desvalidos de los que se puede obtener algo por ayudarlos, caso que no es el de los campesinos.

El caso es que existen algunas formas más sutiles, menos crueles y más legales de quitarles la tierra a los campesinos.

Para la muestra un  botón de los muchos. En el departamento de Santander, hace unos años el gobierno prometió construir una planta procesadora de caña, lo cual, se suponía, o se prometía, generaría empleo y calidad de vida de los paneleros.

Para aprovechar tan buena oportunidad, esas que pocas veces un gobierno ofrece, los campesinos se pusieron mano a la obra y empezaron a sembrar caña, para cuando la planta fuera terminada, tener suficiente producción para abastecerla.

Pero para producir se necesita plata, así que muchos campesinos decidieron hacer créditos en los bancos, bancos que les otorgaron dichos créditos previa entrega de la finca en hipoteca al banco.

Desafortunadamente, nadie les advirtió a los campesinos que los gobiernos pocas veces suelen cumplir promesas, y tampoco nadie les explicó que no es bueno hacer proyecto con base en promesas de terceros, aunque un refrán campesino dice que no es bueno ensillar el burro antes de cogerlo, pero se les olvidó.

Pues bien, la planta nunca se construyó, la caña creció y no se vendió, y claro, el banco cobró y la finca les quitó.

Esto mismo se ha repetido en muchas zonas del país, despojando a los campesinos de su tierra mediante engaños y falsas promesas, y claro, todo ajustado a la ley.

Pero todo no termina ahí. El gran ministro de agricultura que ha dirigido este tipo de políticas en los últimos años, hoy quiere ser presidente de la república, posiblemente para terminar el trabajo que dejó inconcluso.

Posiblemente bancos y grandes empresas agroindustriales estarán financiando la campaña de este señor para que les eche una manito en su tarea de buscar tierras para hacer crecer la economía del país, aunque el parque del tercer milenio en Bogotá se quede repleto de campesinos e indígenas que en pro del desarrollo de nuestro bello país perdieron sus tierras.

Y los opulentos vecinos del parque tercer milenio que creyeron que cosas como estas no eran su problema….y lo peor de todo, es que el 99% de los colombianos creemos que esto tampoco es nuestro problema…

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.