Cómo diseñar la cuenta de resultados de gestión

Conozca qué es una cuenta de resultados de gestión, para qué sirve o para qué se utiliza y cómo se construye. Aprenda a partir de un ejemplo didáctico.

¿Para qué necesitas una cuenta de resultados de gestión?

La cuenta de resultados es la herramienta contable mediante la cual podemos conocer cuánto valor ha creado nuestra empresa en un periodo.

Las normas de contabilidad establecen unas reglas para construir la cuenta de resultados. Estas normas tienen el objetivo de facilitar que cualquier interesado pueda comprender con facilidad la información contable de nuestra empresa.

Pero los posibles usuarios de la información financiera son muchos: inversores, auditores, gobiernos… Esta es la razón por la cual muchas normas obligatorias de contabilidad no favorecen el análisis de los procesos internos de la empresa sino que intentan dar información sencilla que pueda ser entendida por cualquier interesado.

Para el responsable de gestionar la empresa, la cuenta de resultados financiera es insuficiente. Esta es la principal razón para crear una cuenta de resultados de gestión.

La cuenta de resultados de gestión es una herramienta contable que nos muestra cómo hemos creado valor teniendo en cuenta los procesos internos de nuestro negocio. Además podremos separar los resultados por líneas de negocio o, incluso, por proyectos.

¿Cómo construir una cuenta de resultados de gestión?

Para empezar debemos especificar cuáles son nuestros procesos básicos de negocio.

Podemos distinguir tres grupos:

  • Operaciones: es el proceso principal que distingue a nuestro negocio. Por ejemplo, la fabricación en una empresa de producción de alimentos o la compraventa de coches en un negocio de coches usados.
  • Distribución: es el proceso de dar a conocer y hacer llegar al consumidor nuestro producto.
  • Soporte: son procesos auxiliares que, aunque secundarios, son imprescindibles para la marcha de nuestra empresa.

Después de especificar los procesos,  determinaremos cuáles son los nuestras líneas de negocio.

Crear una cuenta de resultados de gestión implica combinar la información de manera que podamos entender la contribución de cada proceso a la rentabilidad de las diferentes líneas de negocio.

Un ejemplo de cuenta de resultados de gestión

Una empresa produce y vende ropa infantil. Las líneas de negocio son: ropa premamá, ropa bebés y complementos.

Imaginemos que vende las siguientes cantidades de unidades de producto al precio medio indicado durante el último año:

El total de la cifra de negocio es de 191.000 unidades monetarias.

El primer proceso que queremos analizar es la producción. Para necesitamos saber el coste medio de producción de cada unidad.

El coste de producto es el valor incorporado al proceso de producción. Incluye costes de personal de fabricación que en una cuenta de resultados financiera aparecerían agrupados en la cuenta de Gastos de personal mezclados con los salarios de personal de venta o administración. Aquí, en cambio, los salarios se asignan al proceso en el que intervienen los empleados.

El siguiente proceso es el de distribución. El coste de distribución incluye el coste del personal de venta y de los locales. Como en las tiendas se venden los tres tipos de productos, hacemos una distribución del coste total en función de un criterio objetivo, por ejemplo, los metros cuadrados de exposición de los productos.

El coste de distribución representa el valor incorporado al proceso de venta en las tiendas. Como el espacio dedicado a exponer complementos como sillas de bebé es la mitad de la tienda, le asignamos un 50% del coste. Esto hace que el margen de contribución de la línea de complementos sea negativo.

Por último, restamos el coste de administración.

El coste de administración representa el valor incorporado al proceso de administración general, pero también puede incluir subprocesos que no queramos desglosar por línea de producto como estructura comercial, marketing, investigación y desarrollo.

Obtenemos un resultado operativo que representa el valor adicional que obtenemos de integrar los procesos anteriores.

Existen otros resultados que se pueden incorporar o no a la cuenta de resultados de gestión, como son el resultado financiero o el resultado no recurrente o extraordinario.

Lo importante es que la cuenta de resultados de gestión sea útil para entender el proceso de creación de valor. No es imprescindible que recoja todos los gastos. En cambio, es muy importante que se pueda reconciliar fácilmente con la cuenta de resultados financiera para garantizar la fiabilidad de los números.

A través de la cuenta de resultados de gestión podrás controlar mejor qué partes de tu negocio funcionan bien y cuáles pueden mejorar. Merece la pena calcularla y seguir su evolución.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. JAIME DURAN DURAN dice:

    Deseo obtener una descarga a mi correo del contenido de ésta muy buena información. Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.