Cómo limitar el daño al despedir a un empleado

Despedir a un empleado es una decisión difícil que puede afectar muy negativamente a la empresa. Dicho empleado puede hablar mal de dicha empresa, exagerar lo ocurrido e incluso inventar argumentos que dejen a la empresa en mal lugar de cara a los clientes y también a los demás empleados.

Para limitar el daño que un empleado despedido puede hacer a una empresa es importante tener en cuenta algunos aspectos que puede aplicar a la hora de llevar a cabo el despido.

Sea justo

Antes de despedir a un empleado, asegúrese de que el despido es justo y que es capaz de superar cuestiones personales y emocionales. Además, debe ser capaz de hacerle ver al empleado que ese despido está justificado, ya que su percepción y la del empleado no tienen por qué ser la misma.

Ofrezca una segunda oportunidad

En caso de que un empleado no trabaje de la manera que se espera de él, antes de despedirle, hable con él sobre la situación y de lo que pasará si no cambia su forma de trabajar. Puede ser un buen momento para recordar a toda la plantilla lo que se espera de ellos sin personalizar en nadie en particular y así justificar un futuro despido de cara al resto de trabajadores.

Ofrezca una compensación

Si el despido se debe a cuestiones internas y no al bajo rendimiento o comportamiento inadecuados del empleado, además de una indemnización por despido, debería ofrecerle alguna alternativa laboral, por ejemplo, una carta de recomendación. También puede concertarle entrevistas de trabajo con socios o colaboradores.

No obstaculice su búsqueda de empleo

Cuando los despidos se producen por problemas con el empleado, muchos gerentes y propietarios de negocio intentan complicar que ese trabajador encuentre otro empleo. Sin embargo, esto no es una buena política. Si el empleado no se merece un reconocimiento, no se lo ofrezca, pero tampoco se lo ponga difícil para encontrar otro trabajo. Mejor estará ocupado buscando trabajo que emprendiendo acciones contra usted y su empresa.

Acuerdo de confidencialidad

A cambio de la compensación, usted puede pedirle a su empleado que firme un acuerdo de confidencialidad o un compromiso que limite su derecho a demandarle o a hablar mal de su empresa. De hecho, sería muy interesante que exigiera la firma de este tipo de documentos en el momento de la contratación.

Limite chismes y rumores

Para evitar la creación de un mal ambiente laboral, usted debería limitar la creación de rumores y chismes. Para ello, asegúrese de que la plantilla conoce los motivos reales de un despido. En caso de que el despido se produce por una falta de entendimiento o un bajo rendimiento, no critique en público a su empleado, y solo defiéndase en caso de que dicho empleado hable mal de usted.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.