Cómo plantear una campaña de Content Marketing

El Marketing de Contenidos no consiste en escribir unos cuantos artículos y realizar unos cuantos vídeos y esperar a que lleguen las visitas. Es algo bastante más complicado y que requiere un poco de dedicación. En este artículo le explicaremos qué es lo que debe tener en cuenta para que sus estrategias de Content Marketing resulten efectivas.

Definir metas y objetivos

En primer lugar, es imprescindible definir la meta que se quiere alcanzar con el marketing de contenidos. Además de definir la meta, hay que establecer pequeños objetivos para traducir en datos objetivos y medibles dicha meta.

Por ejemplo, una meta podría ser “aumentar las visitas a mi web”, mientras que un objetivo podría ser “obtener 500 visitas nuevas al mes”. Lo primero es una orientación general, una meta que se plantea en términos abiertos. Lo segundo es un objetivo firme y concreto, alcanzable si se trabaja en ello.

Muchas de las personas que se plantean realizar campañas de Content Marketing y que lo dejan a las pocas semanas, fracasan porque ni tan siquiera saben qué es lo que quieren. Usted tiene que tener muy claro cuáles son sus objetivos, de lo contrario, se frustrará al no ver resultados.

Algunos de los objetivos más habituales son aumentar el tráfico y la cantidad de visitantes, mejorar y hacer que la comunidad que tienes sea más fiel, obtener nuevos leads, conseguir nuevos suscriptores para tu newsletter, aumentar las ventas,...

Existen mil y una metas y objetivos que pueden cumplirse gracias al marketing de contenidos. Sin embargo, debe tener claro qué es lo que quiere y por qué está realizando este tipo de Marketing.

Definir el target y el tipo de contenido

Una vez se tienen claras las metas y los objetivos, hay que pasar al “¿Cómo conseguir cumplir con los objetivos señalados?”. Para ello, hay que definir el target y el contenido.

En primer lugar, hay que entender el target, es decir, la persona a la que piensa enfocarse. Debe responderse a preguntas del tipo: ¿qué le gusta a las personas a las que quiero alcanzar?, ¿cómo le gusta?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿a través de qué canal?, ¿qué le sorprende?

Mientras más analice y comprenda la mentalidad de sus potenciales clientes, más fácil le resultará atraerlos a través del marketing de contenidos. Por ejemplo, si usted vende un servicio de asesoría y quiere demostrar su conocimiento a empresarios, probablemente la opción más viable sea escribir un paper donde pueda demostrar sus conocimientos. Sin embargo, ese mismo contenido puede no atraer a otros clientes que igualmente pueden necesitar su servicio, pero que no tienen tiempo de leer (o, simplemente, no les gusta).

Debe establecer cuáles son sus targets y conocerlos a fondo, para poder dar a cada uno aquello que necesita para atraerlo a su negocio.

Una vez haya realizado esta labor, estará en condiciones de plantearse qué tipo de contenidos debe generar.

Por ejemplo, si su target tiende a interesarse más por los vídeos que por los artículos escritos, debe centrar su estrategia en los vídeos. Es algo lógico, pero que pocas veces se comprende. No debe intentar adaptar a los clientes a usted, sino adaptarse usted a los clientes.

Aunque su target sean adolescentes y usted sea profesor, debe hacer lo posible para que ellos se sientan atraídos a usted, no al revés. Probablemente, para conseguirlo, lo mejor no será escribir un ebook de matemáticas (que sería un tipo de contenido), sino hacer un vídeo explicativo, corto, y basado en algo del día a día, con un lenguaje jovial y algo de humor.

Una vez tiene claro cuál es el tipo de contenido que mejor le va a funcionar, es el momento de empezar a crearlo. ¡Pero eso lo explicaremos en artículos futuros! De momento, realice su investigación y conozca a sus potenciales clientes. Es fundamental y debe hacerlo desde este mismo momento.

Definir las métricas para medir los resultados

Cuando tenga todo completamente calibrado y anotado, todavía deberá hacer un último esfuerzo y definir la forma de medir los resultados. Esto puede resultar algo más complicado y puede necesitar, en ocasiones, la ayuda de un programador.

Por ejemplo, si su objetivo era aumentar el tráfico a su web, deberá analizar con cuidado a través de qué páginas han entrado sus visitantes. ¿Ha sido a través de sus páginas de contenido creado para cumplir dicho objetivo? ¿O han entrado por otras? ¿Está realizando sus campañas de Marketing de Contenidos en las redes sociales y la subida del tráfico, sin embargo, proviene de Google?

Todos esos datos son importantes para comprobar si la campaña está funcionando correctamente, ya que, de lo contrario, puede llevarse a engaño. Imagine que sus campañas en redes sociales están funcionando correctamente, pero su SEO se ha hundido, y, en el cómputo global, está recibiendo menos visitas que de costumbre. Si no está realizando un buen análisis, pensará que su campaña de marketing de contenidos no está funcionando, ¡cuando lo que no está funcionando es su SEO!

Establecer las métricas (número de seguidores, retuits, visitas, suscritos, ventas, etc.) y la forma de medir (mediante Google Analytics, Twitter Analytics, Facebook Insights, Páginas de venta con cookies, etc.) es vital para comprender si las campañas de marketing de contenidos que se están realizando funcionan o no.

Como puede ver, para realizar una campaña de marketing de contenidos exitosa hay que planear debidamente lo que se pretende obtener, cómo se pretende obtener, y establecer los criterios para realizar la medición de forma adecuada. Si pretende generar contenidos sin realizar ningún planteamiento previo sobre su situación actual y la que pretende alcanzar, está condenado al fracaso.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.