Cómo presentar de manera efectiva tu marca personal

En el anterior artículo en el que hablamos sobre la importancia de la imagen en la marca personal dejamos muy claro que la primera impresión cuenta, y cuenta mucho. Pero una primera impresión no solo está compuesta de un bonito vestuario y un bonito coche. ¿Habrá que hablar no?

Plantéate esta situación. Vas a un importante evento de networking de tu sector en el que quieres contactar con ciertas personas para entrar en su radar y posibilitar que trabajéis juntos en un futuro. Antes de entablar cualquier tipo de conversación tienes que presentarte, y no sabéis lo importante que este momento para generar interés o provocar que esa persona siga su camino y se olvide de ti en cinco minutos.

Tienes entre unos 30 segundos y 2 minutos para presentarte y decirle a esa persona quién eres, qué haces y por qué quieres hablar con ella. A este pequeño discurso se le llama elevator pitch, ya que se hace el juego con el hecho de que deberías ser capaz de contar todo esto en un simple viaje en ascensor con un vecino.

Cómo debe ser tu elevator pitch

Si te gusta el cine, seguro que sabrás que una de las principales armas de marketing de las películas para hacer que la gente vaya a verlas cuando se estrenen son los trailers. En menos de un minuto deben convencerte de que es la película que quieres ver, resaltar los puntos fuertes de la misma y dejarte con la intriga para que digas “quiero saber más”.

Pues el elevator pitch es el tráiler de ti mismo, ni más ni menos. No hay nada más convincente que una persona que se presenta con fuerza, llamando la atención y generando interés.

Para conseguir que el discurso de presentación sea efectivo, en primer lugar debe estar trabajado. Las personas con la capacidad de inventarse una presentación convincente sin habérsela preparado son pocas, ya que el resto solemos ser un desastre si tenemos que improvisar sin una base sobre la que sentirnos seguros.

Dentro de ese discurso, debes tener en cuenta que tienes muy poco tiempo. Por ello, debes resaltar lo más relevante, centrarte en las habilidades que tienes y que a esa persona le van a interesar y conectar todo el discurso para que tenga un cierto orden y coherencia y no parezcan trozos pegados de cualquier manera.

Elementos imprescindibles a incluir dentro de tu elevator pitch

Ya tenemos claro cómo debe ser el discurso, pero… ¿qué incluimos en él? ¿Qué información es la más relevante? Sea cual sea tu sector, estos tres puntos son los que deberás desarrollar para tener un gran discurso de presentación:

  1. Quién eres: no solo el nombre y apellido, sino aquello que te defina como profesional. Puedes ser el director de una empresa de marketing, el CEO de una startup, el autor de un blog referente en contabilidad, etc. No vale con decir “soy Manuel Pérez”, hay que especificar y decir “Soy Manuel Pérez, autor del blog x” si por ejemplo tu blog es todo un éxito.
  2. Qué es lo que haces: una vez hemos dicho quiénes somos, la mayoría dirán “muy bien, pero todavía no sé lo que haces”. Tienes que saber describir perfectamente tu profesión en menos de 10-15 segundos y con total seguridad. Siguiendo el ejemplo de la contabilidad, podrías decir algo como “escribo en el blog para ayudar a las pequeñas empresas y freelances a gestionar su contabilidad por sí mismos y evitar todos los posibles problemas que puedan encontrar con su contabilidad”.
  3. La importancia de lo que haces: vale, escribes en un blog y lo haces para ayudar a las pequeñas empresas y freelances, ¿pero eso qué importancia tiene? Tienes que saber explicarla. “Es importante porque actualmente el número de profesionales independientes está creciendo y, sin embargo, sus recursos en los inicios de su carrera profesional no son los suficientes como para contratar a alguien que les gestione la contabilidad. Por ello, yo enseño a que ellos lo hagan por sí mismos y puedan controlar sus ingresos y gastos de una manera cómoda y sencilla.”

Si todavía no tienes tu elevator pitch preparado estás indefenso y mostrarás inseguridad, lo que genera desconfianza y puede cerrarte muchas puertas que con tus habilidades actuales podrían estar abiertas.

Coge un papel, escribe tu discurso y empieza a practicar frente al espejo, frente a tu familia, frente a tus amigos y frente a quien haga falta. Cuantas más veces lo hagas y cuanta más gente lo escuche, más mejoras podrás añadirle y mejor lo harás.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.