¿Cómo saber si mi sistema de costos actual está obsoleto?

Está bien. Eres de las empresas que tiene implementado un sistema de costos. Te ha resultado perfectamente algún tiempo, pero en estas últimas semanas te das cuenta que existen muchas áreas en tu empresa, muchos procesos o muchos productos, cuyos costos se pueden reducir o modificar. Te das cuenta inclusive que existen algunos costos que tu sistema no lo podría determinar utilizando la metodología que utiliza.

 

Si te sucede algo de lo que hemos descrito o simplemente porque vivimos en una época dinámica y hay que estar constantemente actualizado. Es necesario evaluar si el sistema de costos que utilizamos está obsoleto. En el presente artículo, te enseñamos algunas señales que nos indican de que es tiempo de mejorar el sistema de costos actual.

 

Información incorrecta 

Tu sistema de costos actual te está suministrando información incorrecta acerca del costo de los productos. Has empezado a cometer decisiones equivocadas e implementar estrategias que no han dado resultado, basado en la información que te brindó tu sistema de costos actual.

 

Falta de uso 

Si no consideras necesario utilizar tu sistema de costos para tomar decisiones acerca del precio, de la mezcla de productos, o de cualquier otra estrategia, entonces es tiempo de cambiar tu sistema de costos.

 

Un sistema de costos actualizado te proporciona enormes beneficios estratégicos tales como: disminución de costos, reducción de tiempos de producción, e incrementos en la calidad. Y si tu sistema actual no te está proporcionando estos beneficios, quiere decir que tu sistema está obsoleto.

 

Distorsiones en los costos unitarios 

Te das cuenta que, últimamente tu sistema de costos te está proporcionando distorsiones en los costos unitarios. Tu sistema de costos te arroja una incorrecta asignación de costos.

 

Puede ocurrir también lo que se denomina “subsidios cruzados”. Esto sucede cuando los productos que, en realidad, son baratos de producir, son reportados erróneamente por el sistema como caros. O los productos que son caros de producir, son reportados como baratos.

 

Esta situación conlleva a tomar decisiones estratégicas erradas como retirar productos que son rentables y mantener productos que ocasionan pocas ganancias o pérdidas para la empresa.

 

Mucho trabajo por parte del departamento de Contabilidad 

Cuando tu sistema de costos es obsoleto, el departamento de contabilidad invierte grandes cantidades de tiempo en evaluar proyectos especiales. Cuando un adecuado sistema de costos debería brindar esa información.

 

Desconfianza 

Existe desconfianza por parte de los otros departamentos, tales como: el departamento de diseño, el departamento de producción, etc. Inclusive estos departamentos pueden llegar a desarrollar su propio sistema de costos.

 

Diferencias en los precios 

Un sistema de costos está obsoleto cuando los precios de la competencia son exageradamente altos o son exageradamente bajos. Se considera también que estas empresas competidoras son de similar tamaño a nuestra empresa y producen en similares cantidades.

 

Falta de explicación 

Un sistema de costos está obsoleto cuando los gerentes no encuentran una explicación clara de los altos o bajos márgenes de utilidad de los productos.

 

Otras veces ocurre que los gerentes de producción y de mercadotecnia sienten que un producto debería ser retirado del mercado, cuando el sistema de costos indica que se trata de un producto con alto margen de utilidad.

 

Tomando en cuenta estas señales. ¿Sientes que tu empresa debería cambiar de sistema de costos?

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.