Concepto de acción cambiaria

Es muy profesional al consultar un Abogado que este nos hable de las bondades, beneficios y limitaciones del ejercicio oportuno de la acción cambiaria, frente a lo cual sin entender a ciencia cierta de que nos están hablando, se asiente con la cabeza y nos vamos convencidos de la solución a nuestro problema… si… suena altamente convincente y ya en casa nos leemos de punta a punta el Artículo 780 del C. de Co., consultamos al tío Google y auscultamos variedad de textos de múltiples expertos, para quedar absolutamente convencidos de que es necesaria para ejercer el derecho incorporado en algunos de los más conocidos títulos valores, pero al final quedamos con la misma inquietud, ¿que diablos es la “acción cambiaria”?

Como ya es nuestra costumbre, buscaremos  definiciones académicas de fácil y lógica comprensión para consolidar algunas elementales de contenido legal, antes que las intrincadas en la técnica jurídica, ya que el objetivo de este blog no es convertirnos en fuente de derecho, sino en manual de comprensión para los cientos de usuarios que a diario nos honran con sus inquietudes.

En tal virtud, al descomponer etimológicamente la expresión “acción cambiaria”, tenemos que acción, proviene del latín “actionem”, descendiente del participio “actum” del verbo “agere” – hacer, poner en movimiento, conducir- derivado a su vez de la raíz indoeuropea “ag”- conducir, mover-, [http://etimologia.wordpress.com/2008/04/02/accion/]; y, cambiaria, lo precisamos como un concepto económico, financiero y monetario de naturaleza bancaria y mercantil devenido de la edad media donde el traslado de especies de capital entre una feria y otra era igual de riesgoso que ahora, por lo cual “…aparecieron los cambistas que recibían sumas de dinero e incluso mercaderías, entregando a cambio un documento que el comerciante llevaba a otro sitio con el fin de que el corresponsal del cambista devolviera el dinero entregado” [ Hernández Aguilar, Álvaro:”Títulos Valores y Anotaciones en cuenta”, Investigaciones Jurídicas S. A., San José, Pág. 24.] , surgiendo así el más básico concepto general en cuanto que la “acción cambiaria”, sería simplemente, cambiar un documento representativo de mercancías o dinero, en dinero mismo.

Ahora bien, este movimiento de un documento representativo de mercaderías o dinero para reconvertirlo en dinero, puede hacerse de manera convencional o voluntaria mediante su presentación al deudor y pago, o de manera forzada, cuando el tenedor del documento no obtiene el dinero, o lo obtiene parcialmente, con lo que, para los efectos de nuestra exposición, y siguiendo el Artículo 780 del C. de Co., en armonía con el Artículo 488 del C. de P.C.,  ejercer la acción cambiaria, no es cosa diferente a promover un proceso ejecutivo para hacer efectivo el derecho dinerario incorporado en un documento representativo de mercaderías o dinero.

Continúa

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.