Conclusiones del Primero conversatorio entre el Director de la Dian y los contadores públicos

En horas de la mañana  se realizó el primero conversatorio entre el director de la Dian y los contadores públicos, dentro de los invitados se encontraba el presidente de la Junta Central de Contadores Públicos Dr Julio Cesar Acuña, en representación de la academia la Dra. María Victoria Agudelo Vargas, por el sector privado el Dr. Carlos Mario Lafaurie director de impuestos de PWC, la defensora del contribuyente y el usuario aduanero la Dra. Gloria Nancy Jara Beltrán y obviamente el Dr. Juan Ricardo Ortega.

Contrario a lo manifestado por muchas voces, algunas de las cuales son casi doctrinales en el país, considero que el conversatorio fue un excelente ejercicio por parte del operador tributario, que permitió el acercamiento directo y sin tapujos con los contadores públicos.

En primera instancia, es claro que la Junta Central de Contadores Públicos no nos representa como profesión, la muestra es que su presidente en el lapso de tiempo que se le brindó, optó por publicitar “las bondades del gobierno con la profesión”.

Por el contrario, el Doctor Lafaurie fue muy preciso y concreto, necesitamos un punto de encuentro entre la administración tributaria y la profesión, y que se tenga en cuenta que los sistemas de información contables necesitan un tiempo de adecuación. Adicionalmente  de forma respetuosa manifestó el inconformismo con la adopción de medidas tributarias durante este año, que a juicio de él, es el más traumático de toda su carrera profesional.

Seguidamente la Dra. Agudelo nos mostró a términos generales los distintos tipos de responsabilidades que poseemos los contadores públicos, así como un recuento de las medidas tomadas por la  JCC durante el año 2012.

Luego el turno seria para el Dr. Ortega, quien  nos reveló el contexto de la tributación en Colombia y lo ubico en un plano internacional, mostrando como Argentina, un país con problemas serios de corrupción, tiene una tasa de tributación superior a Colombia, además de otros ejemplos analizados puntualmente.

Nadie en este país puede dudar de las capacidades intelectuales del director de la Administración tributaria. A mi juicio ha sido el mejor director de impuestos desde mi nacimiento, he visto desde directores con problemas de drogadicción hasta delincuentes que hoy se encuentran en la cárcel.

Sin embargo, el evento sirvió para demostrar lo que todos temíamos, el director no se encuentra rodeado de un equipo profesional fuerte que permita conocer la realidad de las empresas y en este caso en particular la de los contadores públicos. Una cosa son las grandes empresas y otra las pymes, es por ello que el requerimiento de información exógena debe ser al menos diferencial sino por tamaño de la empresa al menos por el volumen de información.

En general, una es la visión que tiene la Dian respecto de la profesión y otra la realidad. La propuesta del director de crear un canal de comunicación con equipos de profesionales ad honorem que permitan a él y la entidad conocer cual es quehacer diario del contador y los problemas que requieren solución inmediata. Esperemos que la Defensoría del contribuyente asuma el papel protagónico en la conformación de dicho órgano interlocutor.

Al final del conversatorio, las preguntas y comentarios de los profesionales, todas muy oportunas llegaron directamente a oídos del director, quien ante la ausencia de respuestas efectivas mostro las falencias palpables  al interior de la entidad, y en igual medida dejo entrever la dificultad para tomar medidas debido a la burocracia política.

En conclusión, fue un muy buen espacio para interactuar  la administración tributaria con los contadores, quienes en últimas son los encargados de la información tributaria en las empresas. Lo que resta entonces, es listar lo que a nuestro juicio son los problemas en el devenir tributario y lo segundo dar propuestas de mejora para allegarlas a la defensora del contribuyente.

Yo particularmente apoyo esta iniciativa, mi primera propuesta es afianzar la figura del defensor del contribuyente en las regiones, que propicie las discusiones estado-empresa-academia entorno a un objetivo común, un sistema tributario eficiente y justo.

Nota: No entiendo el querer de sobresalir en los eventos profesionales, cuando uno es asistente las preguntas se hacen desde el puesto no desde el atril.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    La alta tributación y la corrupción van cogidas de la mano en todas partes. Una es consecuencia de la otra formando un círculo vicioso. Colombia no es la excepción y se debería en primera instancia atacar la corrupción y, con seguridad, no sería necesario tener tantos impuestos con tarifas tan altas.
    Cordial saludo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.