Consecuencias de la negligencia del acreedor cuando hay excusión

Cuando se exige el cumplimiento de la obligación al fiador este puede promover el beneficio de excusión que no es más que la exigencia de que se persigan los bienes del deudor principal antes de proceder contra el fiador, esto con el fin de que con los bienes el deudor principal se pueda saldar la deuda sin que haya necesidad de cobrarle al fiador.

El fiador al cual se le demanda el cumplimiento de la obligación podrá proponer este beneficio por una sola vez,  de conformidad con lo establecido por el artículo 2388 del código civil el cual señala lo siguiente:

“El beneficio de excusión no puede oponerse sino una sola vez.

Si la excusión de los bienes designados una vez por el fiador, no produjere efecto, o no bastare, no podrá señalar otros; salvo que hayan sido posteriormente adquiridos por el deudor principal”. 

Cunado este beneficio es propuesto por el fiador es indispensable que el acreedor no sea negligente, ya que la negligencia u omisión en la excusión puede generar consecuencias muy graves para el acreedor en caso de que el deudor caiga en insolvencia; en caso de que el deudor caiga en insolvencia y el acreedor haya sido negligente en la excusión, si la obligación consiste en el pago de una suma de dinero este puede perder gran parte de ella.

Por la negligencia del acreedor el fiador no es responsable de la insolvencia del deudor,  por ende el fiador solo responde en este caso del valor que exceda al valor de los bienes que se hubieren manifestado para la excusión, es decir, que el fiador solo responderá por la parte de la deuda que no hubiese sido saldada con los bienes señalados.

Por otro lado cuando el fiador haya manifestado de manera expresa e incuestionable, que se obligaba solo a lo que no se hubiere podido obtener del deudor,  en este caso la excusión es obligatoria para el acreedor y por lo tanto el fiador no es responsable de la insolvencia  del deudor.

Sin embargo aunque el acreedor sea obligado a la excusión por la manifestación hecha por el fiador de no obligarse sino a lo no obtenido del deudor, este solo se librará de la responsabilidad por la insolvencia del deudor cuando el acreedor teniendo suficientes medios para hacer efectivo el cumplimiento de la obligación no los haya usado.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.