Consecuencias del divorcio de matrimonio civil o cesación de efectos civiles del matrimonio eclesiástico

Existiendo consecuencias de orden legal, social, familiar, laboral y emocional, en nuestra exposición, nos centraremos exclusivamente en las de naturaleza legal, y al efecto tenemos dos puntos claramente diferenciados aunque coinciden en algunos aspectos; así, de una parte, las consecuencias derivadas de la Sentencia de Divorcio, y de otra, las consecuencias derivadas del Divorcio Express, o ante Notario, las cuales trataremos simultáneamente.

El Artículo 160 del C.C., modificado por el Artículo 11 de la Ley 25 de 1992, precisa:

 “Ejecutoriada la sentencia que decrete el divorcio, queda disuelto el vínculo en el matrimonio civil y cesan los efectos civiles del matrimonio religioso. Así mismo, se disuelve la sociedad conyugal, pero subsisten los deberes y derechos de las partes respecto de los hijos comunes y, según el caso, los derechos y deberes alimentarios de los cónyuges entre sí” 

Esto es, termina el matrimonio civil, y aunque no termina el matrimonio religioso, si terminan sus “efectos civiles”, entendidos como de comunidad de bienes; en ambos matrimonios, se disuelve y entra en estado de liquidación la sociedad conyugal, esto es, los bienes habidos durante el matrimonio se “reparten” entre los ex conyugues en las proporciones que se determinen o se acuerde; los derechos y obligaciones de los ex conyugues respecto de los hijos comunes se mantienen inalterables solo reglamentándose los aportes de manutención de acuerdo con las capacidades de cada padre; subsisten los derechos y deberes alimentarios de los ex conyugues entre si, según se apruebe en la sentencia, o lo hubiesen acordado previamente en la solicitud de divorcio notarial; se reglamenta el ejercicio de la patria potestad, así como se establece el régimen de custodia, visita y cuidado de los hijos menores comunes; y, ninguno de los ex conyugues podrá invocar la calidad de cónyuge sobreviviente para heredar en la sucesión intestada del otro, como tampoco a reclamar porción conyugal.

Ahora, de prosperar alguna de las siguientes causales del Artículo 6 de la Ley 25 de 1992: 1(Las relaciones sexuales extramatrimoniales de uno de los conyugues), 2 (El grave e injustificado incumplimiento por parte de alguno de los cónyuges de los deberes que la ley les impone como tales y como padres), 3 (Los ultrajes, el trato cruel y los maltratamientos de obra ), 4 (La embriaguez habitual de uno de los cónyuges), 5 (El uso habitual de sustancias alucinógenas o estupefacientes, salvo prescripción médica ) y 7 ( Toda conducta de uno de los cónyuges tendientes a corromper o pervertir al otro, a un descendiente, o a personas que estén a su cuidado y convivan bajo el mismo techo), el cónyuge inocente podrá revocar las donaciones que con ocasión de matrimonio ahora terminado o sus efectos cesado hubiere hecho al cónyuge culpable, sin que este pueda invocar concesiones pactadas exclusivamente en su favor en capitulaciones-matrimoniales.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.