Consejo de Estado reitera el momento de causación del impuesto de publicidad exterior

El impuesto de publicidad exterior  fue autorizado en relación con su adecuación a los consejos municipios mediante la ley 140 de 1994. De allí que muchos municipios hayan optado por acogerlo en sus ordenamientos tributarios municipales. En el caso de Bogotá dicha adecuación se efectuó mediante el Acuerdo 111 de 2003, indicando que el mismo de causaría por la colocación de vallas con una dimensión igual o superior a 8 metros cuadrados.

Ahora bien, los articulo 3 y 4 del Acuerdo señala:

Artículo 3. Hecho Generador.

El Hecho Generador del impuesto a la publicidad exterior visual está constituido por la colocación de toda valla, con una dimensión igual o superior a ocho (8) metros cuadrados.

Artículo 4. Causación.

El impuesto a la publicidad exterior visual se causa al momento de la notificación del acto administrativo mediante el cual el DAMA otorga el registro de la valla, con vigencia de un año.

Sin embargo, de conformidad con el Acuerdo la colocación de la valla se realizaría potencialmente, de forma posterior a su aprobación. No obstante, algunos sujetos pasivos indistintamente de la aprobación, colocaban sus vallas. Es así como se presenta una diferencia interpretativa pues a juicio de la Administración indistintamente de la aprobación se había configurado el hecho generador del impuesto y su CAUSACIÓN, y por el contrario, el sujeto pasivo en este caso arguye que el mismo se configura una vez aprobada su colocación por el organismo oficial y no desde su colocación efectiva.

Ante dicha divergencia el Consejo de Estado mediante sentencia 19923 del abril de 2014 señaló:

“Lo primero que debe advertirse es que los elementos estructurales del tributo a la publicidad exterior visual deben guardar entre sí una estrecha relación, pues es a partir de la materialización del hecho generador que surge la obligación tributaria en cabeza de aquellas personas, naturales o jurídicas, a quienes la norma les asigna la calidad de sujetos pasivos de la obligación.

Bajo ese entendido, el hecho gravable del impuesto a la publicidad visual exterior, de conformidad con el artículo 3º del Acuerdo 111 de 2003, lo constituye la colocación de vallas con una dimensión igual o superior a 8 metros cuadrados, hecho gravable que al materializarse se denomina hecho imponible, siendo ese el momento en el que surge la obligación tributaria en cabeza del contribuyente.

Sin embargo, el nacimiento del crédito fiscal, no necesariamente coincide con el momento en que éste se hace exigible (causación), pues dentro de la autonomía de que gozan los concejos municipales y distritales, estos pueden supeditar la causación del gravamen a la ocurrencia de un hecho posterior, como sucede con lo dispuesto en el artículo 4º del Acuerdo 111 de 2003, en el que la exigibilidad del pago del impuesto a la publicidad exterior visual quedó sujeta a la notificación del acto que otorga el registro de la valla por parte de la autoridad ambiental.

No obstante lo anterior, la Sala advierte que el artículo 7º del mismo acuerdo establece otro momento de causación del impuesto, al indicar: “Mientras la estructura de la valla siga instalada se causará el impuesto”, lo cual indica que la exigibilidad del pago del impuesto no sólo está sujeta a la autorización de la entidad ambiental, sino también a la realización del supuesto fáctico que da origen a la obligación tributaria, es decir, a la permanencia de una valla desde el momento de su colocación hasta su retiro.”

“De conformidad con el anterior lineamiento jurisprudencial, que la Sala reitera, y lo dispuesto en los artículos 3, 4 y 7 del Acuerdo 111 de 2003, el impuesto a la publicidad exterior visual se causa en dos eventos: (i) cuando se notifica el acto administrativo que autoriza el registro de la valla por parte de la autoridad ambiental o (ii) cuando se instala la valla en el espacio público, mientras permanezca instalada.

Al respecto, se insiste en que el hecho generador del impuesto, esto es, la “colocación de toda valla con un tamaño igual o superior a ocho (8) metros cuadrados” puede ser ejecutado tanto por las personas que tienen la autorización de la autoridad ambiental para fijar vallas como por aquellas que las fijan sin tener dicha autorización, quienes, por ese hecho, adquieren también la calidad de sujetos pasivos del gravamen.”

En conclusión, la instalación de vallas también determina un momento de causación adicional a la aprobación del trámite de registro.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.