Contrabando y las finanzas departamentales

Desde el punto de vista de la hacienda pública, entre mas recaudo mejor disponibilidad de recursos para dinamizar los proyectos de los gobernantes. Sin embargo desde el punto de vista del contribuyente entre mas recaudo, menos rentabilidad.

El año pasado la Dian encabezada por su director el Doctor Juan Ricardo Ortega, no pararon de dar a la opinión pública reportes de su lucha contrabando; “se inmovilizaron en Cartagena tres contenedores completos de cigarrillos y licores, avaluados en 1.800 millones de pesos” fue una de las tantas noticias  que se dieron a conocer durante todo el 2012. En palabras del diario regional de Antioquia  “el contrabando es otra plaga que destruye a Colombia”.[1]

Pero ¿Por qué es tan grave esta plaga? Resulta que este tipo de ilícitos están destinados básicamente a los vicios humanos (el licor, la drogadicción, los juegos de azar). En Colombia las haciendas departamentales perdieron el año pasado alrededor de  un billón de pesos[2] según el director de la federación de departamentos. Un billón de pesos que servirían para reforzar la educación universitaria y elevarla a términos de excelencia, o para financiar  el  sistema de salud, en fin tantos derechos fundamentales que necesitan reivindicarse.

Lo cierto es que los departamentos se desfinancian, y una medida casi inexorable que se toman los  honorables legisladores regionales (que por cierto no entienden de tributación) es aumentar las tarifas de impuestos sobre estos productos. Pero un estudio publicado a finales del año pasado publicado por Fedesarrollo[3] nos deja algunas conclusiones que quisiera compartir con ustedes:

  • El aumento de la presión fiscal aumenta el contrabando.
  • El contrabando fortalece enormemente las estructuras ilegales.
  • Actualmente el país tiene un nivel de contrabando sofisticado.
  • El decreto 127 de 2010 y la ley 1393 de 2010 elevaron los impuestos para los cigarrillos de gama baja y media. Mientras que los de gama alta se mantuvo

Por ejemplo una cajetilla de cigarrillos de gama baja paga alrededor de 55% en impuestos mientras que una de gama media paga 46%. Peor aún, los cigarrillos de gama alta pagan alrededor de 39%.  Y  es allí donde los estudiosos de los impuestos tienen que analizar no solo las declaraciones que se presentan, sino su relación con la sociedad.

La federación de municipios el año pasado realizó un acuerdo para frenar el contrabando.  Y en uno de sus puntos fortalece la relaciones entra la policía fiscal aduanera POLFA, la Dian y la Fiscalía. El problema radica en que este tipo de acuerdos no pueden ser financiados por tabacaleras internacionales porque distorsiona la esencia de lo acordado.

Estoy convencido de que mientras las discusiones tributarias no se tornen en términos cualitativos y culturales, siempre existirán unos que peleen por cobrar más y otros haciendo maniobras para pagar menos. Que oportuno seria un pacto fiscal colombiano, entre sindicatos, empresas, académicos y el gobierno que permita al país trasegar por los caminos de la seguridad jurídica prolongada para vislumbrar la verdadera prosperidad para  todos.  Un pacto fiscal que incluya la reforma tributaria territorial que abarque de una vez por todas los impuestos departamentales y municipales y termine con los vacíos de normas obsoletas y sin control.

[1] El contrabando, otra plaga que destruye a Colombia

[2] Por contrabando de licores y cigarrillos Colombia pierde un billón de pesos

[3] Contrabando de cigarrillos y tributación en Colombia

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.