Contraté un ayudante de construcción para que participara en la remodelación de mi casa. Ahora me demandó y me exige prestaciones sociales

Esta vez atendemos la consulta de un angustiado lector que nos solicita que lo orientemos sobre lo que debe hacer para defenderse.

“Contraté un joven para que trabajara como ayudante de construcción en la remodelación de mi casa. El acuerdo se hizo en forma verbal. Convinimos como salario integral la suma de $ 180.000 la semana. No lo pude afiliar a la seguridad social debido a que él no tenía documento de identidad. Las obras duraron 5 meses y el ayudante trabajaba de lunes a viernes de 8.00 a.m. a 12:00 m. y de 2:00  p.m. a 5:00 p.m., y el sábado medio día. El caso es que éste me demandó ante el Ministerio de Trabajo  y reclama cesantías, intereses sobre éstas, vacaciones, prima de servicios, indemnización moratoria y por despido injusto, etc.,

“Cabe aclarar que yo no soy un constructor. Y que él dejó de trabajar porque se acabaron las obras.

“Les agradezco su asesoría en cuanto a qué medidas tomar y como puedo defenderme.”

Lo primero que habría que dilucidarse aquí es si cuando el lector dice que no afilió al trabajador a la seguridad social porque éste no tenía documento de identidad, se está refiriendo a que se trataba de un menor de edad o simplemente de un adulto indocumentado.

Infortunadamente el preguntante no es preciso en ese punto y eso nos obliga a especular y por tanto a hablar “en borrador”.

Pues bien, para poder avanzar en el concepto, vamos a asumir que se trató de un mayor de edad indocumentado.

Como en la pregunta se dice que el joven fue contratado para desempeñarse como ayudante de construcción, es dable entender que éste se hallaba subordinado a otra persona, que bien pudo ser un oficial o un maestro de construcción, o el mismo contratante.

Sin embargo, como el joven fue contratado por el dueño de la obra, (y no por un oficial ni por un maestro), la relación jurídica se estableció entre el demandante y el contratante. Y con mayor razón si este último fue quien fungió como oficial o maestro.

Ahora bien, si a ese elemento que acabamos de señalar le sumamos el hecho de que el demandante cumplía un horario de trabajo; que tenía una remuneración fija y predeterminada; que la prestación del servicio  se mantuvo de manera inalterada durante 5 meses; que para el cumplimiento de sus labores el ayudante utilizaba herramientas que se le proporcionaban (O sea que no eran de su propiedad); que el acuerdo se celebró en forma verbal, etc.,   cualquier juez llegaría fácilmente a la conclusión de que la relación jurídica que allí se dio fue de carácter laboral, o sea que se trató de la ejecución de un contrato de trabajo.

Así las cosas, la situación del lector está bastante comprometida.

Pues bien, como el demandado nos pide que lo orientemos, nuestra sugerencia es que aproveche la oportunidad que se le brinda de poder conciliar con el trabajador ante el inspector de trabajo, pues de no hacerlo, corre el riesgo de que el trabajador se asesore de un abogado y este lleve el asunto ante el juez,  y en ese caso los costos se le incrementarían notoriamente al demandado (técnicamente se dice citado, no demandado) porque tendría que contratar los servicios de un abogado que lo representara en el proceso.

Así pues, el consejo para el consultante  es que se presente a la audiencia de conciliación y trate de llegar a un acuerdo con el trabajador. Si no tiene la plata completa, proponga que el pago se realice en varias cuotas.

A continuación le obsequiamos la liquidación correspondiente, la cual puede tomar como referente para concretar el acuerdo.

Salario mensual base de liquidación: $ 771.428  (Así: $ 180.000/ 7 días = $ 25.714 (salario diario) X 30 = $ 771.428)

  1. Valor de las cesantías: $ 321.428 (Así: $ 771.428 X 150 días que duró el contrato / 360)
  2. Valor de los intereses / cesantías: $ 16.071.40 (Así: $ 321.428 X 12% X 150/360)
  3. Valor de la prima de servicios: $ 321.428 (el mismo procedimiento que se sigue para la liquidación de las cesantías)
  4. Valor de la compensación de las vacaciones: $ 160.714 (Así: $ 771.428 X 150 /720)

Valor total de la liquidación: $ 819.644

Observación: no se incluye valor alguno por concepto de indemnización por despido injusto y moratoria, por dos razones: una, porque dichos ítems son susceptibles de conciliación. Y otra, porque es evidente que hubo buena fe de parte del demandado y en esos casos no se causa indemnización moratoria. La indemnización por despido no procede porque no hubo despido y además no medió contrato de trabajo a término fijo ni a término indefinido sino por la duración de la obra. Aunque este último aspecto no quedó plasmado por escrito, el objeto del contrato (realidad) así lo determina.

Como se ve, al citado le resulta más favorable conciliar con el trabajador que enfrentar el proceso con honorarios de abogado a bordo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

5 Opiniones
  1. uriel chica g. dice:

    cuales son las diferencias del contrato realidad y el de obra y el laboral?

  2. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    Se supone que el auxilio de transporte está incluido dentro de los $180.000 semanales. Pero en Derecho no se puede "suponer" sino que hay que precisar con exactitud. Buen punto para Jaime Cañola.

  3. Jaime Cañola dice:

    Quisiera saber, en el caso del ayudante de construcción que demandó, por qué en la liquidación no se toma en cuenta el auxilio de transporte como parte del salario?..gracias

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      No se incluyó el auxilio de transporte porque en la información que suministra el consultante no se indica si el trabajador vivía cerca o lejos del sitio de trabajo, es decir si causaba o no dicho derecho, y además porque ese concepto no aparece relacionado en la lista de beneficios que se dice reclama el trabajador.

      Saludos,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.